Novedades

La protección de la infancia en las redes

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

El uso de las aplicaciones, los juegos con chats, o las herramientas de la pantalla son temas que hay que conocer afirma esta Analista de sistemas, Perito Informática, y profesora Lorena Pescio una especialista en el vínculo de los chicos con el manejo de internet.

Deberíamos entender que el espacio online ya no es más como en un principio; los niños y niñas tienen contacto con la tecnología desde los 3 años y la ciudadanía digital ha llegado a nuestra cotidianeidad sin límites de tiempo y espacio offline. Nadie está exento de peligros y como padres y adultos inmigrantes digitales debemos poner el límite y prevenir los riesgos en la vida de los más vulnerables que están a nuestro cuidado.

¿Qué es el Grooming?

 

Es un delito que tipifica el Código Penal a través de la ley 26.904 y consiste en el acoso de un adulto hacia niños, niñas o adolescentes, a través de internet. Los perpetradores de este delito suelen generar un perfil falso en una red social, app de chat, foro, chat en videojuego u otro, en donde se hacen pasar por un niño niña o adolescente y entablan una relación de amistad y confianza con el que quieren acosar. No se trata de “demonizar” internet, pero, se puede estar alertas con ciertas apps. La pedofilia no surge con estos espacios y las redes sociales, son problemáticas que anteceden a su existencia, pero también estos espacios son capaces de potenciar los distintos tipos de abuso.  En la mayoría de los casos de grooming que se denuncian, el o la menor pudo estar en contacto con el groomer durante un período que varía de tres meses a dos años. Es un período que da lugar a tres etapas:  la primera es de amistad, contacto y acercamiento. La segunda, de relación, generación de confianza y obtención de material. Y la tercera, porta el componente sexual, chantaje y acoso con grandes posibilidades de abuso.

La prevención

 

La principal forma de prevención no es prohibir que los chicos hablen con desconocidos en las redes sociales, sino brindarles herramientas para que comprendan los riesgos que existen al compartir información personal al igual que en un espacio público. Si bien las redes sociales como Instagram y Twitter tienen límites de edad para acceder, esto no se cumple. En la actualidad, hay niños muy pequeños con posibilidades de interactuar con un extraño. El desarrollo cognitivo de los menores de 13 años hace que, según expertos, los chicos no estén preparados para tener un teléfono celular. Y en el caso de los adolescentes más grandes, el mejor software es el DIALOGO.

De acuerdo a la edad, la prevención para niños y niñas pequeños se puede hacer instalando la app del juego que les gusta y jugar con ellos. Esta acción genera lazos de confianza y pasaran un rato ameno de diversión. Otras opciones son crear listas de reproducción para videos de YouTube Kids. Y cubrir las cámaras de los dispositivos con cinta.

Con respecto a los chicos pre adolescentes, es necesario aprender a utilizar las redes sociales y conocer los juegos con chats que manejan. Usar las herramientas de control parental para impedir el acceso a páginas inconvenientes. El google Family podría ser una opción. Responsabilizarse tomando conciencia de los peligros que pueden encontrar en internet.  Hablar sobre los temas de la escuela, pero también sobre cómo les va en el ámbito de lo virtual. Crear lazos de confianza. Controlar sin invadir, hacerles comprender que ante una situación complicada habrá que acudir a padres madres y adultos, aunque ellos migren de red en red para escapar de la mirada adulta. Hacerles ver que al igual que en la calle no deberían dar información personal a desconocidos. Prestar atención a los cambios repentinos de humor porque suelen ser indicadores de las alteraciones en la normalidad de la vida.

Si conozco un caso de grooming, ¿qué hago?

 

  • Si se detecta un caso de grooming, la primera medida que un adulto debería tomar es charlar con la víctima, sin avergonzarla o culparla. Debe evitar interrogarlo en diferentes ámbitos y obligarlo a contar muchas veces lo que ocurrió.
  • Es indispensable que el adulto acompañe desde el afecto y la protección al niño niña o adolescente víctima de grooming y que recuerde que seguramente, por vergüenza, dudó en contarlo y que durante ese tiempo vivió la extorsión de un abusador/ adulto y fue víctima de un delito.
  • No denunciar el perfil del abusador/a en la plataforma web, porque así se impediría que lo investigue Fiscalía y mientras tanto continúe delinquiendo. Tampoco hay que amenazar o increparlo a través de la red.
  • No borrar ningún contenido de la computadora, tableta o teléfono celular, conversaciones, imágenes o videos porque pueden ser guardados como prueba.
  • revisar los dispositivos (computadora, tablet o teléfono celular) para evitar virus y cambiar las claves de acceso, reducir las listas de contactos de las redes sociales como así también configurar la privacidad en cada una de estas.
  • Hacer la denuncia penal a la Fiscalía más cercana. Para los delitos informáticos llamar al 134 en todo el país.

Prof. Lorena Pescio. Analista de Sistemas de Información, Perito Informática, Docente en Nuevas Tecnologías de la Información y la Conectividad.

Suscribite a nuestro Newsletter