www.dronesigortasi.com
yeni casino siteleri
escort bodrum
Sexy Indian couple XXX MMS sex movie scene Dark couple have sex in the ebony watch free sex movies online
deneme bonusu veren siteler
Horny dad bangs Bambi Brooks sweet pussy indian girl chudai films xxl gratuit
deneme bonusu veren siteler
betebet
deneme bonusu veren siteler deneme bonusu veren siteler
deneme bonusu veren siteler
bahis siteleri
sweet bonanza
casino siteleri
en iyi casino siteleri
deneme bonusu veren siteler
casibom
deneme bonusu veren siteler
deneme bonusu veren siteler
bonus veren siteler

Novedades

Experiencias: Ocuparnos hoy

La asociación civil “PRESENTE” de San Juan porta en su logo manos levantadas; la mayoría son educadores que descubrieron la riqueza de trabajar en red para capacitar, ofrecer conocimientos y dar herramientas a mujeres que se quedan solas a cargo de sus familias. Hoy son miembros de la Unión Mundial de Organizaciones Femeninas Católicas (UMOFC) y fueron recibidas por el Papa Francisco. 

La historia comenzó por la influencia de Azucena Brizuela, docente de 83 años “con una gran vocación de servicio”. Ella movilizó a Mabel y a Verónica Chicón (madre e hija), a dirigir esta iniciativa en la que intervienen la Universidad Católica de Cuyo, organismos públicos, y muchos voluntarios.

La asociación Civil PRESENTE nació en 2016, de una charla entre amigas que querían hacer algo por los demás. Influenciadas por Azucena Brizuela, una docente de 83 años con una tremenda vocación de servicio y por mi mamá Mabel Chicón (presidente de la Asociación) comenzamos a soñar. 

Con otro impulso de Alejandra Mejiba, una kinesióloga con un corazón enorme, que en un café nos dijo «quiero compartir todo lo que Dios me ha dado», nombramos a la sociedad en ese mismo momento, pensando que es “el presente” lo más preciado que tenemos para mejorar nuestras condiciones de vida.

Nuestro lema es “Ocuparnos hoy”, y creemos firmemente que tomando acciones en el presente, ocupándonos hoy, sin excusas del pasado, sin ansiedades por el futuro, es como podemos mejorar nuestra vida y la vida de nuestras familias.

Nuestro objetivo primordial es ayudar a mujeres que por diferentes circunstancias se encuentran solas siendo cabeza de hogar, a quienes capacitamos para que aprendan diferentes oficios y sean económicamente independientes. También tratamos de incrementar herramientas y capacidades, para que logren superar sus carencias, no solo materiales sino de oportunidades. 

En esta búsqueda, incentivamos la creatividad de las personas y elaboramos proyectos que solucionen situaciones apremiantes. Entre otros propósitos, fomentamos el espíritu de solidaridad y de compromiso social en relación a la comunidad y al medio ambiente, creando redes y desarrollando la participación ciudadana, empatía social, en el respeto por los más vulnerables. También promovemos el deporte como escuela de valores y prevención de adicciones.

Algunas de las mujeres a las que capacitamos han sido víctimas de violencia, o están solas a cargo de una familia numerosa. Gratamente, los hijos jóvenes de estas mujeres comenzaron a tomar los cursos de capacitación e hicimos un convenio para su primer empleo con la dirección pública de la provincia, enseñándoles a confeccionar su primer currículum.

También conseguimos cursos de herrería, carpintería, jardinería y diseño de jardines para los maridos de las mujeres que capacitábamos. Logramos convenios con la Secretaría de empleo de San Juan, con la Universidad Nacional de la provincia, que aportaba los profesores para los cursos y sus certificaciones, y también con la Universidad Católica de Cuyo. 

Luego, cuando comenzamos los cursos por medio del voluntariado “Papa Francisco” (a cargo de la Lic. María de los Ángeles González), los alumnos más avanzados se encargaban de los hijos pequeños de las mujeres que tomaban los cursos. 

La realidad aquí es que si las mujeres no concurren con sus hijitos a los cursos no pueden capacitarse. Este convenio con el voluntariado nos facilitó otra tarea: que los alumnos avanzados enseñaran a los niños cuestiones de aseo personal, cepillado de dientes, lavado correcto de las manos y, a los que están en edad escolar, apoyo con sus tareas. Esto hizo que nuestros cursos tuviesen una alta concurrencia de mujeres, contando con 80 participantes por cada módulo. 

Tuvimos también una capacitación con Madre Emprendedora, que tiene sede en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. La Licenciada Romina Avila viajó especialmente a San Juan para capacitar en el emprendimiento como negocio desde el packaging, costos, retorno de la inversión, precio, puntos de venta, entre otros.

Las experiencias han sido transformadoras en la vida de estas mujeres. Por ejemplo, en Villa Esperanza y Villa Hidráulica, dos asentamientos del departamento Zonda ubicado a 35 km de la capital de San Juan, las casas eran tan precarias que no tenían ni cocina ni baño. 

Con la municipalidad de ese departamento y con la parroquia, hicimos un convenio para que nos prestaran sus instalaciones, un lugar para enseñar a las mujeres a preparar alimentos que tuviesen una duración más larga: pan o tortitas; budines, tartas, y galletas. En ese momento pudimos contar con una capacitación del Ministerio de Salud, que les otorgó una certificación en manipulación de alimentos. Con el Centro Comunitario de Zonda, y con una cocina en condiciones, ellas empaquetan su producción para conservarla adecuadamente y venderla los fines de semana en la ruta turística llamada Interlagos. 

Otra posibilidad que brindó este espacio fueron los cursos de confección con telas: muchas mujeres hicieron manteles, servilletas, y otros productos que se pueden comercializar en la misma ruta. La satisfacción de poder contar con dinero para comprar lo que ellas quisieran, y la transformación que eso implicó en sus vidas fue, para nosotros, conmovedor. 

Otro curso apuntó a la confección de ropa y trajes de vestuario. Muchas de nuestras emprendedoras trabajaron para la Fiesta Nacional del Sol, un gran evento turístico de San Juan, y por el que una de nuestras emprendedoras fue seleccionada para hacer un icónico vestido a la actriz Natalia Oreiro, madrina de la Fiesta en una de sus ediciones. 

La pandemia fue una situación apremiante para los emprendedores, pero las mujeres pudieron trabajar confeccionando ropa descartable como ambos, cofias, zapatos de tela vegetal para los médicos de atención del Covid-19. Lograron hacer más de 80.000 conjuntos descartables para profesionales de la salud. Otro grupo de chicas hizo viandas con entrega a domicilio para las personas que no podían salir a comprar sus alimentos. Y otras preparaban mesas dulces para los cumpleaños que se festejaban en familia. 

En 2021, cuando se abrieron las puertas, todos los emprendimientos habían crecido. Sumamos ocho centros de capacitación en oficios que contaban con una huerta. El INTA nos donaba semillas, y cada centro atendía y cosechaba verduras para la comida de cada día y para el intercambio de alimentos. En ese tiempo, la Universidad Católica de Cuyo se ocupó de dictar talleres sobre reciclaje y en la actualidad ofrece capacitaciones de cocina. 

El Hogar de Ancianos de la provincia de San Juan fue otro de los lugares cedidos por su directora Sonia Recabarren, cuyas instalaciones permitieron capacitar en conservación de frutas y hortalizas, preparación de mermeladas, budines o tartas con duración de más de una semana. Otro ofrecimiento llegó desde el club de emprendedores del ministerio de producción y de la secretaría de ciencia y técnica de la provincia que además financió algunos de los docentes.

Hemos apoyado distintos clubes deportivos barriales con camisetas, palos de hockey, pelotas de vóley o fútbol, entendiendo que los niños y adolescentes que practican deportes están también resguardados de otros riesgos como las adicciones. Recibimos donaciones de libros y hemos armado bibliotecas populares en diferentes departamentos de la provincia; en Rivadavia o en la Majadita de Valle Fértil. 

Otra donación fue un sillón de odontología que trasladamos al hospital público de Berros, una localidad alejada en el departamento de Sarmiento. Y constantemente recibimos donaciones de ropa que nuestras emprendedoras lavan y arreglan para donar a personas que la necesiten, además de realizar ferias americanas. 

Hemos entregado banderas de ceremonia a distintas escuelas y banderas de mástil para plazas. Somos madrinas de estudiantes universitarios que necesitan libros, ropa, fotocopias para seguir su carrera y vemos con alegría cómo jóvenes de asentamientos y situaciones muy difíciles van avanzando en el sueño de salir adelante, y de cambiar su realidad.

Hemos contribuido a arreglar las sedes de diferentes uniones vecinales con donaciones de pintura, cerámicos, y elementos para los baños. Hemos trabajado con iglesias evangélicas en el cuidado y apoyo escolar, y en los festejos del Día del Niño y de Reyes.

Están previstos otros cursos de oficios como encofrado, pegado de cerámicos, enlucido de paredes con la facultad de Arquitectura Urbanismo y Diseño de la U. de San Juan y también con el colegio de arquitectos de la provincia. Así, las personas que se capaciten pueden ser contratados por ellos para tareas específicas y tan necesarias en las construcciones.

Trabajamos también proponiendo la paz, la tolerancia y el respeto como valores primordiales en la convivencia diaria. Tenemos un gran libro con firmas de personas que se comprometen a relacionarse pacíficamente en el día a día, en sus relaciones de trabajo, estudio, familia. A quienes firman el libro que llevamos a todas nuestras actividades,  les entregamos un carnet como recordatorio de  su compromiso.

Finalmente rescatamos haber tejido una “gran red”, y trabajar con diferentes instituciones para capacitar a las personas,  en un principio mujeres, pero también jóvenes y varones; poder ubicarlos o hacer contactos para conseguir sus herramientas de trabajo (como máquinas de coser, cortadoras de pasto, amasadoras, batidoras, hornos pizzeros, etcétera); y hacer que el curso no quedara en una capacitación, sino que se proyectara en un trabajo que realmente genere un ingreso para la familia.

Nos damos cuenta que trabajando con las mujeres terminamos trabajando con toda la familia, como dije con los jóvenes, con los niños, y con los padres de familia. Esto es una gran satisfacción porque toda la familia se ve beneficiada, no solamente una mujer. 

En 2019 nos invitaron a exponer nuestra experiencia en la semana social que se desarrolló en Mar del Plata, y luego fuimos invitados  a un seminario donde participaron mujeres de Europa, América del Norte Y América del Sur

También nos convocaron para ser parte de la Unión Mundial de Organizaciones Femeninas Católicas (UMOFC), y en mayo de este año estuvimos en la Asamblea General que tuvo lugar en Asís. Allí fuimos admitidos como miembros de pleno derecho. Esta organización internacional nació en 1910, tiene personería jurídica y representación en Naciones Unidas, en la UNESCO, en el Consejo Económico Social, en el Consejo de Europa y en el Consejo de Derechos Humanos de la Unión Europea.  

Participan de ella casi 100 organizaciones de todo el mundo, representando a más de 8 millones de mujeres. 

En octubre del año pasado participamos de la asamblea regional de Medio Oriente y Mediterráneo por ser “PRESENTE” la última organización que había ingresado a la Unión Mundial de Organizaciones Femeninas Católicas. La experiencia fue muy enriquecedora, y este año, en que participaron organizaciones de más de 40 países, pudimos vivenciar la universalidad de la Iglesia y todas las tareas que realizan las organizaciones. Estamos orgullosas y honradas de poder ser parte de esta entidad y hemos compartido con mujeres de todo el mundo nuestras experiencias, convenios y redes que tejimos durante la pandemia. Fue significativa la pregunta de una mujer de África que me decía “a nuestros cursos no vienen las mujeres”, por eso, cuando le conté que había alumnos de la universidad haciéndose cargo de los niños mientras las mujeres asisten a los cursos, tomaron la idea. Es sorprendente descubrir cómo en puntos tan distantes del mundo, se viven las mismas realidades y con nuestras pequeñas experiencias podemos colaborar con otros.

Con mucha alegría, previo a la asamblea tuvimos una audiencia especial para nuestra organización con el  Papa Francisco, el día 13 de mayo en el Aula Pablo VI.

Tenemos muchos más proyectos y fuerza para concretarlos con la ayuda de numerosas personas, que generosamente se van sumando a la asociación. Esperamos que nuestro humilde camino sea inspirador para grupos que buscan aportar su granito de arena a fin de elevarnos en comunidad.

Fuente: Por Verónica Chicón. Abogada. Prof. de Derecho Internacional Público. Asesora en la C. de Diputados de San Juan. Emprendedora. Miembro de la Acción Católica y de la Comisión de Justicia y Paz a nivel nacional y provincial. Integra la mesa de diálogo interreligioso en su provincia. Vicepresidente de la asociación Civil PRESENTE.

Suscribite a nuestro Newsletter

yatırımsız deneme bonusu bedava bonus veren siteler deneme bonusu veren bahis siteleri

Ahora podés recibir las novedades y nuestra revista de modo gratuito
en tu e-mail
¡SUSCRIBITE!

Newsletter y Revista