Editoriales

Una escuela que responda a los desafíos de hoy

Adrian Alvarez
Presidente del CONSUDEC

El pasado 4 de octubre se realizó la primera sesión del diálogo convocado por la Comisión de Educación de la Conferencia Episcopal Argentina “Hacia un Pacto Educativo Argentino”. Tanto los docentes como los representantes sindicales y ex funcionarios participantes de este primer encuentro aportaron su mirada sobre los desafíos que enfrenta la escuela en este siglo XXI.

Fue muy interesante observar como existían acuerdos comunes entre los presentes, al menos en algunos títulos, respecto de donde poner el foco. Más allá de procedencias distintas y miradas no siempre concordantes, los temas comunes fueron surgiendo en las distintas exposiciones dando lugar al diálogo entre los presentes: La reforma del nivel secundario, el foco en una nueva alfabetización en la primaria (en palabras de uno de los autores que escriben en este número “las habilidades transversales básicas como la lectura y la escritura, y la capacidad de seguir aprendiendo serán recursos claves para la inclusión social”), el uso y el acceso equitativo a las nuevas tecnologías, la vinculación de la educación con el mundo del trabajo revalorizando el papel de la formación profesional, el financiamiento de la educación por parte del estado nacional y de las provincias, entre otros temas surgieron rápidamente como consensos a ser profundizados.

Alguno de los presentes propuso dar un paso más adelante planteando aquellos temas que podrían formar parte de una “agenda incómoda” pero que debemos solucionar si queremos avanzar en serio en un pacto educativo.

Próximamente, subiremos a la página del pacto (www.pactoeducativoargentino.com.ar) el video de la primera sesión y las primeras conclusiones arribadas para que todos puedan seguir realizando sus aportes con vistas al documento final.

En esta revista hemos invitado a distintas personas para que desde su experiencia concreta también nos ayuden a reflexionar sobre el tema.

Aprovechar la reciente experiencia que nos dejó la pandemia se presenta como un desafío para valorizar las oportunidades por sobre las amenazas, invitando a repreguntarnos sobre el sentido de la institución escolar y sobre nuestras prácticas docentes, para evaluar cuáles de ellas deberían perpetuarse y cuáles es tiempo de cambiar.

El valor de la presencialidad en la institución escolar como espacio sociabilizador para nuestros niños, niñas y adolescentes, surge como un elemento a articular con las herramientas de la virtualidad que llegaron para quedarse.  La utilización de los nuevos espacios es también un tema a analizar. Una de las autoras nos interpela: “¿Qué pasaría si nos animáramos a repensar y rediseñar las aulas?”.

Como se menciona en uno de los artículos, coincidiendo en mucho con lo expresado por las docentes del video que utilizamos como disparador del diálogo en la primera sesión: “Para que esto sea posible se necesita, por un lado, la instalación de estos temas en la agenda de la política educativa y por el otro, la multiplicación de espacios de reflexión didáctica y de comunidades de prácticas para que los propios educadores sean los gestores del cambio a partir del apoyo de normativas que flexibilicen los componentes duros de la escuela”.

Los invito a adentrarse en esta reflexión y a seguir aportando.

Compartir

Share on facebook
Share on twitter
Share on google
Share on whatsapp

Ahora podés recibir las novedades y nuestra revista de modo gratuito
en tu e-mail
¡SUSCRIBITE!

Newsletter y Revista