Novedades

Tiempo de la creación: Tiempo de escuchar

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Una guía para conocer más sobre este Tiempo en las escuelas y planificar su celebración. Esta introducción del secretario de la Comisión de Educación del Episcopado, padre Juan Manuel Ribeiro, añade un recordatorio: que Laudato si’ “es mucho más que un documento sobre ecología”; “es un documento de la Doctrina Social de la Iglesia sobre el cuidado de la Casa Común, que tiene la posibilidad de ser abordado desde diferentes ángulos”. Los paradigmas “de dominio” y “de cuidado” que sustentan una antropología cristiana.

Para este año, el lema propuesto para el “Tiempo ecuménico de la creación” es: «Escucha la voz de la creación», con el símbolo bíblico de la zarza ardiente. El Papa Francisco nos recuerda que muchas voces se silencian en el discurso público sobre el cambio climático y la ética de la conservación de la Tierra. Son voces de quienes sufren los impactos del cambio climático, en especial, los más pobres y vulnerables. Entre ellos, los pueblos originarios que sufren la segregación y la marginación, y cuyas tierras hoy son codiciadas por quienes buscan conquistas y explotaciones económicas. En estos pueblos encontramos voces de personas que poseen una sabiduría ancestral sobre cómo vivir con gratitud dentro de los límites de la Tierra sabiéndose administradores y no dueños, como subrayó el Papa Francisco durante su viaje a Canadá. Otras son voces de una diversidad cada vez menor, de especies que dejan de alabar a Dios porque desaparecen a consecuencia del cambio climático. Todo esto y mucho más, son las voces de la Tierra que estamos invitados a escuchar en este mes de septiembre. 

Es necesario que todos los creyentes y nuestras escuelas nos integremos a la celebración del Tiempo de la Creación. Dado que “lo que era bueno a los ojos de Dios se ha convertido en una cosa explotable en las manos del hombre”, es urgente que como Iglesia implementemos acciones concretas para el cuidado y preservación. 

Como el Papa Francisco escribió en Laudato si’, “Se necesitan los talentos y la implicación de todos para reparar el daño causado por el abuso humano a la creación de Dios”. Todos podemos colaborar como instrumentos de Dios para el cuidado de la creación, cada uno desde su cultura, su experiencia, sus iniciativas y sus capacidades” (LS 14). 

Para que las leyes y normas establecidas en los distintos países y las sugerencias de Laudato Si’ logren producir efectos importantes y duraderos, es necesaria una transformación personal de cada uno de los miembros de la sociedad, que los lleve a adoptar un compromiso ecológico. Esto implica una conversión ecológica que comienza con pequeños y sencillos gestos cotidianos, como, por ejemplo, el cuidado del agua. 

Para adentrarnos en este tiempo, resulta una gran brújula el análisis exhaustivo de la crisis ecológica con los 10 consejos prácticos que nos propone el Papa Francisco, y con los paradigmas con los que nos acercamos a la creación, que nos invitan a la reflexión y la acción. 

Es necesaria una transformación personal de cada uno de los miembros de la sociedad, que los lleve a adoptar un compromiso ecológico. Esto implica una conversión ecológica que comienza con pequeños y sencillos gestos cotidianos

Les comparto algunos datos importantes de este hermoso documento dedicado al Cuidado de la Casa Común que el Papa supo regalar, atento al signo de los tiempos. 

 ¿Sabías que Laudato si’ se utilizó como documento programático en el Acuerdo de París, de diciembre de 2015, donde participaron más de 195 países?  El Acuerdo propone trazar un camino hacia un mundo sostenible. Y su objetivo es prevenir el calentamiento global, manteniendo la temperatura por debajo de un aumento de los 2ºC.

• ¿Sabías que la Comunidad Científica le agradece al Papa por la encíclica Laudato si’, por darle voz a todos los temas relacionados con el calentamiento global que los científicos venían advirtiendo?

Francisco se puso a la vanguardia de los temas que hacen al cambio climático, que tiene como origen el calentamiento global.

• ¿Sabías que la Encíclica Laudato si’ es utilizada por la mayoría de los países?

Más de 200 mandatarios mundiales elogiaron y tomaron su texto como documento programático para trabajarlo en sus respectivas regiones.

 

La encíclica posee 10 ejes que la atraviesan y que pueden ser adaptados, por su grado de concreción, a nuestra vida cotidiana y a nuestras aulas:

1- Íntima relación entre los pobres y la fragilidad del planeta.

2- La convicción de que en el mundo todo está conectado.

3- La crítica al nuevo paradigma y las formas de poder que derivan de la tecnología.

4- La invitación a buscar otros modos de entender la economía y el progreso.

5- El valor propio de cada criatura.

6- El sentido humano de la ecología.

7- La necesidad de debates sinceros y honestos.

8- La grave responsabilidad de la política internacional y local.

9- La cultura del descarte.

10- La propuesta de un nuevo estilo de vida.

El Papa Francisco nos regala 10 consejos prácticos para adoptar hábitos de vida que colaboren con la sustentabilidad del planeta:

1- Abrigarse, en lugar de encender la calefacción.

2- Evitar el uso de material plástico y de papel.

3- Reducir el consumo de agua.

4- Separar los residuos.

5- Cocinar sólo lo que razonablemente se podrá comer.

6- Tratar con cuidado a los demás seres vivos.

7- Utilizar el transporte público o compartir un mismo vehículo entre varias personas.

8- Plantar árboles.

9- Apagar las luces innecesarias.

10- Reutilizar las cosas, antes de desecharlas rápidamente.

Por último, nos detenemos en los dos paradigmas que el Santo Padre analiza, desde los que el ser humano se puede posicionar frente a la creación. Uno es el Paradigma de dominio y el otro, el Paradigma de cuidado. Ambos suponen una antropología cristiana que los sustenta. Por ello, una presentación inadecuada de la antropología cristiana puede llegar a respaldar una concepción equivocada sobre la relación del ser humano con el mundo. Se transmitió muchas veces un sueño prometeico de dominio sobre el mundo, que provocó la impresión de que el cuidado de la naturaleza es cosa de débiles. La forma correcta de interpretar el concepto del ser humano como «señor” del universo consiste en entenderlo como administrador responsable. A continuación, les presentamos los vectores fundamentales de ambos paradigmas.

Se transmitió muchas veces un sueño prometeico de dominio sobre el mundo, que provocó la impresión de que el cuidado de la naturaleza es cosa de débiles. La forma correcta de interpretar el concepto del ser humano como "señor” del universo consiste en entenderlo como administrador responsable.

Para concluir, queremos recordarles que LS no es un documento sobre ecología, es mucho más que esto, es un documento de la Doctrina Social de la Iglesia sobre el cuidado de la Casa Común, que tiene la posibilidad de ser abordado en los distintos ámbitos educativos desde diferentes ángulos y de manera transversal e interdisciplinar. Espero que esta introducción les sea útil para abordar este documento en el Tiempo de la Creación.

Ideas para celebrar el Tiempo de la Creación

Además de los recursos en línea, como seminarios web y servicios de oración, y fotos, invitamos a ingresar aquí: seasonofcreation.org/es/home landing-es/ para acceder a todos los materiales.  

Hay un calendario global de eventos y aunque cada comunidad cristiana de todo el mundo celebra el Tiempo de la Creación a su manera, algunos acontecimientos ofrecen oportunidades para unir a todas las comunidades.  En el sitio web del Tiempo de la Creación se invita especialmente a participar en dos momentos de oración en línea que marcarán la apertura y el cierre de esta celebración. 

Fuente: Movimiento Laudato Si Argentina.

Suscribite a nuestro Newsletter

Ahora podés recibir las novedades y nuestra revista de modo gratuito
en tu e-mail
¡SUSCRIBITE!

Newsletter y Revista