Novedades

Una primavera para la catequesis

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

 

“Necesitamos profundizar un cambio de paradigma catequético. Una catequesis que ‘ayude a nacer a los hijos’ de la Iglesia en el hoy de la historia”. Así escribe el padre Pablo Ardiles, nuevo rector del ISCA, Instituto Superior de Catequesis de la Argentina; recordando que, en el último Directorio, el Papa Francisco dedica con esmero un apartado para la escuela católica como “lugar y ámbito de la catequesis”.

 

Agosto es el mes de la catequesis. Quizás este mes sea como una metáfora de un “primerear la primavera”.

Pero de manera particular este año tiene un “verdor” muy especial. Verdor que anticipa un kairós para la catequesis.

El Papa Francisco nos ha regalado el Nuevo Directorio para la Catequesis (2020) y el Motu Proprio “Antiquum Ministerium” (2021) de pronta aplicación en Argentina. Ambos documentos recogen las búsquedas catequéticas del siglo XXI a la vez que ofrecen un renovado impulso evangelizador.

Sus notas distintivas son el “pensar y hacer catequesis” desde los desafíos epocales y eclesiales actuales: la urgencia de la fraternidad, el cuidado de la Casa Común, el desafío de las juventudes actuales y el nuevo continente digital, entre otros. Pero ello desde una identidad eclesial y pastoral marcada por la misionariedad como estilo y criterio de conversión, las periferias existenciales como lugar teológico y pastoral, y una Iglesia de puertas abiertas, pobre y “capaz de recibir la vida como viene”.

No se puede hacer catequesis al margen de la Iglesia o, aún algo más triste, siendo ajena a ella. La Iglesia hace la catequesis, así como la catequesis también contribuye a hacernos Iglesia. Es por este motivo que necesitamos profundizar un cambio de paradigma catequético. Una catequesis que “ayude a nacer a los hijos” de la Iglesia en el hoy de la historia. Capaces de amar y evangelizar, con un renovado Cristocentrismo. Apasionados por el misterio de la Encarnación y descubriendo los desafíos y consecuencias de ello para la vida pastoral de hoy. Una catequesis mistagógica que inicie en el Misterio de Comunión y que impacte de manera integral en la vida de los catequizandos.

El desafío es amplio rico y apasionante. Sin lugar a duda el Espíritu nos “primerea la primavera”.

En el nuevo Directorio el Papa dedica, con esmero, un apartado para la escuela católica como “lugar y ámbito de la catequesis”. Remarca de qué manera “impacta” este paradigma catequético en nuestras comunidades educativas.

Francisco señala, entre otras consideraciones importantes, la necesidad de (Nº309) “que haya un ambiente de la comunidad escolar animado por el espíritu evangélico” (Francisco, Directorio para la Catequesis, 2020). Dicha necesidad se funda en un aspecto identitario de la escuela católica.

Allí se presenta una tarea y un desafío para la catequesis en ámbitos escolares: saber generar “ambientes pedagógicos y evangelizadores” que trasciendan los muros del aula y las horas curriculares específicas, hasta hacerse “aroma que impregne a toda la comunidad”.

Si la catequesis no logra ese cometido correrá el riesgo de ser un factor que deteriore la identidad de la escuela católica.

Trascender los límites áulicos son tarea fundamental de la catequesis. Sólo si se trasciende será transversal y desde esa transversalidad será posible la conformación de una cultura evangelizadora.

Pero es necesario que descubramos el aporte de la pedagogía catequética a todo el ser y hacer educativo de la escuela y no solamente en los límites específicos de su propia currícula.

Es importante redescubrir el acto catequístico como acto pedagógico y descubrir su originalidad.

La originalidad pedagógica del acto catequético ofrece hoy a la escuela católica un importante aporte renovador capaz de impactar en toda la currícula.

Justamente, su matriz pedagógica, ofrece la capacidad de “generar” un ambiente educativo y por ende evangelizador. La catequesis es capaz de “animar” generando asombro, deseo y anhelo por la verdad, así como anhelo de encuentro. Allí podemos encontrar algunas bases necesarias para un “ambiente” pedagógico sumamente actual y necesario.

¿Podrá la catequesis aportar algunos elementos para una nueva imaginación pedagógica? Creemos que es posible. Al menos se esboza un brote tierno en las ramas.

Como esos brotes propios del Espíritu cuando se viene la primavera.

Referencias

CEA. (2010). Lineamientos y Orientaciones para la renovación de la catequesis de Inciación Cristiana. Buenos Aires: Oficina del libro.

Francisco. (2020). Directorio para la Catequesis. Buenos Aires: CEA-Oficina del Libro.

Francisco. (10 de mayo de 2021). Carta Apostólica en forma de «Motu Proprio» Antiquum Ministerium. Obtenido de La Santa Sede: https://www.vatican.va/content/francesco/es/motu_proprio/documents/papa-francesco-motu-proprio-20210510_antiquum-ministerium.html

Francisco, S. (24 de noviembre de 2013). Evangelii Gaudium. Obtenido de La Santa Sede: http://www.vatican.va/content/francesco/es/apost_exhortations/documents/papa-francesco_esortazione-ap_20131124_evangelii-gaudium.html

Suscribite a nuestro Newsletter

Ahora podés recibir las novedades y nuestra revista de modo gratuito
en tu e-mail
¡SUSCRIBITE!

Newsletter y Revista