Novedades

Las sillas no son para sentarse, son para pensar

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

El último libro de Laura Lewin, editado por Santillana, se enfoca en los aprendizajes activos, e invita maximizar, potenciar y capitalizar las experiencias pedagógicas.

 

Un estudio de Samsung y el Instituto de investigación IPSOS hicieron una encuesta a jóvenes en la que se les preguntaba qué les gustaría ser de adultos. ¿Los resultados? Hacker legal, diseñador de sueños, traductor del lenguaje animal, granjero en Marte, psicólogo de inteligencia artificial o pintor artístico con drones. ¿Sorprendidos? Así es, nueve de cada diez alumnos cree que tendrán trabajos muy diferentes a los de sus padres.

El Foro Económico Mundial estima que se van a destruir 85 millones de puestos laborales en el mundo antes del 2025, pero afirma que se van a generar 97 millones de trabajos nuevos. La pregunta es, ¿qué tipos de trabajos serán? ¿Serán trabajos en robótica, inteligencia artificial, nuevas ciencias, alimentación, cuidado del medio ambiente? ¿Qué nos depara el futuro? Imposible saberlo, pero sí sabemos que estamos en la antesala de un mundo nuevo, y que muchos de nuestros alumnos terminarán “inventando” sus trabajos futuros.

En un mundo en el que la tecnología avanza a pasos acelerados y donde, cada vez más, todo lo que se pueda automatizar, se automatizará, sobresaldrán las mentes más brillantes, las que puedan pensar, resolver y crear.

Hoy, más que nunca, el valor agregado está en las personas que logran desarrollar la autonomía, la autodisciplina, la toma de decisiones, la adaptación, la resiliencia y la autogestión de resultados. Por lo tanto, nuestros alumnos, además de las habilidades y conocimientos, tendrán que aprender a pensar de diversas maneras.

Ahora, ¿cómo podemos esperar que nuestros alumnos sean innovadores, autónomos, que piensen de manera creativa y crítica, que sean empáticos y solidarios en un sistema que los modela como en una cubetera de hielo, todos iguales?

Para preparar a los alumnos para el mañana, necesitamos transformar su educación hoy y eso implica enseñarles a pensar de diferentes modos y a desafiar nuevas inteligencias.

¿Por qué algunos alumnos se motivan y participan activamente de las clases y otros no?

La clave está en cómo involucramos a los alumnos cognitiva y emocionalmente.

En las Sillas no son para sentarse, son para pensar la autora nos invita a un cambio de paradigma en educación que implica poner el foco en el aprendizaje, en aulas con alta energía y aprendizajes activos. Se trata de maximizar, potenciar  y capitalizar las experiencias pedagógicas.

La metacognición nos invita a “pensar en pensar” y se convierte en uno de los aspectos más importantes del aprendizaje. Si queremos alumnos comprometidos con sus trayectorias académicas, vamos a tener que captar su atención, activarlos, energizarlos y darle sentido a aquello que tienen que aprender.

Como nos tiene acostumbrados, Laura ofrece no sólo aportes significativos de las neurociencias sino además reflexiones, actividades y propuestas para que tus clases sean interesantes, significativas y memorables para que los alumnos no tengan que aprender; sino que quieran aprender.

Las sillas no son para sentarse “únicamente”, son para pensar, para aplicar lo aprendido, para crear, para imaginar, para hacer, para aprender…

¡Bienvenidos a la revolución cognitiva, de la mano de Laura Lewin!

Portada del libro

Laura Lewin

Autora, capacitadora, oradora TEDx, y escribe para medios nacionales e internacionales. Es columnista en temas de educación para Infobae, Radio María y la radio de la CNN. Convocada por universidades y organismos públicos de distintos países ha dictado talleres en Latinoamérica, Caribe, Estados Unidos y Europa.

Suscribite a nuestro Newsletter

Ahora podés recibir las novedades y nuestra revista de modo gratuito
en tu e-mail
¡SUSCRIBITE!

Newsletter y Revista