Novedades

El observatorio Laudato SÍ de la red Scholas Ocurrentes

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Está a la vera del Riachuelo, en Villa Fiorito, y llevará adelante experiencias educativas basadas en la pedagogía del encuentro.

A comienzos del último verano nació el Observatorio Laudato Si de la red Scholas Ocurrentes. Está ubicado estratégicamente a la vera del Riachuelo, en la localidad de Villa Fiorito (partido de Lomas de Zamora), y aparece como un espacio prometedor que intentará dar respuesta al llamado que el Papa Francisco lanzó desde la carta encíclica.

En el punto 111 de Laudato Si señala que: “La cultura ecológica no se puede reducir a una serie de respuestas urgentes y parciales a los problemas que van apareciendo en torno a la degradación del ambiente, al agotamiento de las reservas naturales y a la contaminación. Debería ser una mirada distinta, un pensamiento, una política, un programa educativo, un estilo de vida y una espiritualidad que conformen una resistencia ante el avance del paradigma tecnocrático”

La red Scholas busca educar así; en la responsabilidad última de todo ser humano: la escucha de aquello que nos rodea – del otro y de la vida, para dar a cada instante una respuesta original. Para educar en la posibilidad de saltar a lo abierto, para cumplir con el llamado de la vida: el despliegue de su misterio que nos ofrece un sentido.

El Observatorio Laudato Si’ es un espacio movido por la pedagogía del encuentro, y su propuesta educativa apunta a renovar una mirada para recuperar la armonía en las relaciones con nosotros mismos, con los demás y con la naturaleza. Un camino que tiene dos momentos íntimamente complementarios:

  • Hacia adentro y con la comunidad local: el Observatorio será el lugar donde cada persona que participe de nuestras experiencias estará invitada a habitar un tiempo y un espacio diferente, liberado de los ritmos y las presiones propias de la cultura hiper moderna, que condiciona la creatividad y el descubrimiento de nuestra unicidad, recuperando y resaltando el saber, las historias, y el valor de la cultura popular de la comunidad.
  • Hacia afuera y con la comunidad internacional: Porque los grandes desafíos socioambientales de este tiempo trascienden las fronteras de la comunidad local que habita en el área de la cuenca de los ríos Matanza y Riachuelo. Además, los altos niveles de vulnerabilidad social y ambiental de este territorio son consecuencia de una cultura que perdió su vitalidad y atenta contra el desarrollo humano integral. El Observatorio Laudato Si buscará ser puente con otras instituciones a nivel global para profundizar una reflexión-acción acerca del cuidado de nuestra Casa Común.

Algunas lineas de acción

1)  El Observatorio Laudato Si será el lugar de encuentro entre todos los actores comprometidos con la cuestión socioambiental buscando poner en el centro del debate el sentir de la comunidad, especialmente la voz de los jóvenes. Su protagonismo es vital a la hora del desarrollo de proyectos con alto impacto comunitario, sobre todo de aquellos vinculados a saldar la deuda intergeneracional que atravesamos como sociedad.

2) Relevamiento de condiciones de vida, diseño de nuevos indicadores y análisis profundo de la realidad socioambiental: con el objetivo de enriquecer las metodologías de trabajo actuales en el ámbito de la recuperación del ecosistema de la Cuenca, proponemos trabajar orgánicamente con las universidades vinculadas a través de la red de Cátedras Scholas y generar nuevos vínculos con las universidades ubicadas en los catorce distritos comprendidos en la cuenca. En este marco nos proponemos explorar diseños conceptuales y metodológicos novedosos que nos permitan ahondar la mirada a la luz del programa social y ecológico que el Papa Francisco nos invita a encarnar.

En esta dirección, el Observatorio se propone tender redes con universidades, instituciones públicas para compartir información sobre temas socioambientales. También sugiere el debate público con los distintos actores involucrados en la toma de decisiones; el relevamiento y difusión de las iniciativas; por último, el diseño de un instrumento que permita cuantificar las problemáticas socioambientales a partir de dos indicadores: el Bien Común y el Cuidado de la Casa Común.

Para cumplir con estos desafíos, el Observatorio implementará el proyecto “Scholas Amateur”, una experiencia fundacional de 4 jornadas orientada a la sensibilización de los jóvenes estudiantes de carreras universitarias; destinada a generar una cultura del Encuentro. Pueden ser alumnos de diversas escuelas universidades, credos y contextos socioeconómicos pertenecientes a la cuenca Matanza-Riachuelo.

Otras de las iniciativas apuntan a dar paso a proyectos de investigación enmarcados en la reflexión-acción a partir del encuentro con la realidad y el sentir de la comunidad. Para llevar adelante este propósito el Observatorio aplicará el criterio de “universidad en salida” acuñado por el Papa Francisco en su documento Veritatis Gaudium: “todo esto pide un aumento en la calidad de la investigación científica. No se trata sólo de que se amplíe el ámbito del diagnóstico, ni que se enriquezca el conjunto de datos a disposición para leer la realidad, necesitamos investigaciones que se concreten en acciones transformadoras de la realidad” (VG, 5).

El Observatorio también promoverá el desarrollo de proyectos sociales que nazcan en el seno de las comunidades, para acompañar a todos los actores involucrados en un desarrollo humano integral y sostenible. En esto es vital el trabajo mancomunado con los gobiernos, empresas y organizaciones aliadas y sus recursos institucionales o materiales. Ambos pueden brindar sostén y organización al desarrollo de los proyectos.

 El trabajo en mancomunidad de Scholas tendrá como seña-gesto transversal, la invitación a construir un hito de recuperación de un espacio físico atravesado por la problemática de la vulnerabilidad socioambiental. 

Para iluminar este desafío, la palabra “hito” admite dos significados:

  • “Poste de piedra o cualquier señal clavada en el suelo que sirve para marcar el límite de un territorio o de una propiedad, o para indicar las distancias o la dirección en un camino”: la sede física del Observatorio, pretende ser una señal que invita a toda la comunidad a emprender un camino orientado a modificar el entorno a través de nuevas predisposiciones personales y colectivas.
  • “Acontecimiento puntual y significativo que marca un momento importante en el desarrollo de un proceso o en la vida de una persona”: un camino que es proceso, que consolida etapas, que se detiene por momentos para pensar y crear y que es significativo porque se traduce en experiencias de aprendizaje humano.

 Talleres artísticos y deportivos vinculados al cuidado de la Casa Común: el Observatorio será un lugar en el que los niños, niñas y jóvenes descubran nuevos lenguajes artísticos, deportivos y lúdicos que habiliten su potencia expresiva. Donde, desde el misterio creador de un trazo en un lienzo, o desde una serie de acordes jugando en una armonía, este espacio buscará ampliar la oferta cultural del barrio con la mirada de la ecología integral. La propuesta está orientada al desarrollo de las siguientes actividades:

  1. Trabajo agroecológico en huerta comunitaria, vivero y compostera.
    b. Separación en origen de materiales reciclables sólidos.
    c. Construcción hogareña de fuentes de energía renovable.
    d. Construcción hogareña de instrumentos musicales y herramientas artísticas.
    e. Construcción comunitaria de un laberinto.
    f. Plantación de especies nativas y actividades de concientización vinculadas a la recuperación del ecosistema de la cuenca.
    g. Cine comunitario.

Por último, el Observatorio será el lugar donde podamos implementar los programas que forman parte de la propuesta pedagógica de Scholas, entre ellos:

“Scholas Ciudadanía” un programa educativo que reúne a 300 jóvenes de entre 15 y 17 años. Y tiene como objetivo formarlos a través de una experiencia de aprendizaje cívico-social que busca fomentar su participación y compromiso ciudadano, partiendo de aquellas problemáticas que realmente los afectan y los preocupan.

“Scholas Deporte”: Los programas de “Deporte con Valores” buscan potenciar actitudes y valores positivos en niños y jóvenes. Los programas FutVal (Fútbol con Valores) y BoxVal (Boxeo con Valores) buscan ser una respuesta ante las conductas de exclusión, discriminación y violencia en jóvenes en situación de vulnerabilidad, a través del trabajo y la reflexión previa, durante y después de la práctica deportiva.

“Scholas Cátedras”: son puntos de reflexión y de acción conectados con una gran red, en la cual cada sujeto (profesores, investigadores, estudiantes) se enriquece en el encuentro con el otro, a través de vínculos que se desarrollan entre distintas universidades, las escuelas y los proyectos que son parte de la plataforma Scholas.Social. El programa cuenta actualmente con una red de 100 universidades y 35 organizaciones observadoras pertenecientes a 35 países.

Fuente: https://www.scholasoccurrentes.org 

Suscribite a nuestro Newsletter

Ahora podés recibir las novedades y nuestra revista de modo gratuito
en tu e-mail
¡SUSCRIBITE!

Newsletter y Revista