Novedades

¿Qué significa educar?

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

La profesora española Rebeca Palacios plantea esta y otras preguntas en su obra titulada: “Manual de Intervención Socioeducativa con adolescentes en conflicto”  Una propuesta que  Ediciones Logos trajo este año a su catálogo.

 

“Se trata de un libro guía en el que encontrarás las claves para educar desde el encuentro y el acompañamiento personalizado” señala Rebeca Palacios y presenta una propuesta integral dirigida a profesionales del mundo educativo y también a las familias.

El libro se estructura en 7 capítulos; el primero, es una aproximación a las posibles causas que provocan distintas situaciones de desamparo y conflicto social entre los jóvenes. La autora aclara, en este sentido, que “cuando hablamos de conflicto muchas veces el imaginario nos lleva a pensar en familias con problemas socioeconómicos, o adicciones. Sin embargo, el conflicto, la discrepancia, o la ausencia de una convivencia en positivo, está presente en todas las esferas sociales”.

En el segundo capítulo, la autora acerca el mundo adolescente desde un punto de vista más humano y emocional. Y en el siguiente apartado propone un modelo educativo: “siempre trabajé con maestros y educadores en programas de formación profesional con jóvenes, a través de ellos acumulé mucha experiencia, porque permiten determinadas flexibilidades y formas de hacer” Así llega al cuarto capítulo, con una profundización de los programas, que incorpora además algunas prácticas para trabajar el vínculo emocional con adolescentes.

El quinto capítulo es el principal del libro guía. Rebeca Palacios comparte la herramienta educativa que la acompaña en su trayectoria. Lo llamó “Contrato Educativo”; un documento “que nos puede permitir alcanzar acuerdos con nuestros adolescentes, y generar espacios de encuentro para abordar cualquier tema”. ¿Cuáles? Aquellos que provocan dificultades, conflictos, pero también los temas que enriquecen la convivencia.

“Como todo contrato, las condiciones son negociadas por las partes implicadas; de un lado, están los adolescentes, y del otro, los tutores, padres o madres. Te invito a buscar un lugar libre de interrupciones para conversar desde la calma y la tranquilidad”, dice la autora. Su propuesta no apunta solamente “a intercambiar impresiones” sino “a ofrecer objetivos de trabajo que van más allá del campo educativo, para llegar a un nivel familiar y personal, e incluso social.

“El contrato educativo – agrega la referente – es una hoja de ruta que vamos a recorrer sin prisa, de manera consciente. Es un esfuerzo que merece la pena si somos capaces de acompañar desde el respeto, generando confianza y con sentido del humor”.

El sexto capítulo incluye una respuesta escolar, la autora comparte actividades y perspectivas que enriquecen y facilitan el día a día.

Por último, el 7mo capítulo es una referencia a las familias. Palacios promueve cómo incorporarlas a nuestro trabajo educativo diario, una tarea de cooperación y coordinación para obtener alianzas y recorrer el camino de manera conjunta. “El programa funciona porque lo adaptamos a nuestras necesidades y contextos”, escribe.

Suscribite a nuestro Newsletter

Ahora podés recibir las novedades y nuestra revista de modo gratuito
en tu e-mail
¡SUSCRIBITE!

Newsletter y Revista