Novedades

Clásicos infantiles, clásicos para todos

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

El caso Gretel y Hansel de Suzanne Lebeau, Jacarandá editoras. Comentado por Gloria Candioti. Escritora, especialista en literatura infantil y juvenil.

 

Podríamos definir a los clásicos infantiles como aquellos textos de los que todo el mundo tiene noticias, pero que casi nadie ha leído, dice Marcela Carranza en un artículo.  Si pensamos en los cuentos infantiles posiblemente tengamos esa experiencia, nos vendrán imágenes y aspectos que ya están en el imaginario colectivo favorecido por el cine, por la oralidad, por las versiones para niños.

Hansel y Gretel es un cuento de hadas alemán recogido por los hermanos Grimm y publicado en 1812,  en la colección de cuentos de los Hermanos Grimm, Hansel y Gretel.

Recordemos el argumento:

 

Dos hermanos, hijos de un leñador, viven con su padre y su madrastra cerca de un bosque. La madrastra, que odiaba a los niños y como eran muy pobres, se le ocurrió la idea llevar a los niños a la parte más profunda del bosque y dejarlos allí abandonados. El padre no quería porque amaba a sus hijos, pero tanto insistió su mujer que finalmente lo convenció. Una noche, mientras los dos niños estaban a punto de dormir, oyeron la decisión de sus padres. Entonces, Hansel juntó un puñado de piedras blancas y las guardó en el bolsillo. Cuando el padre los llevó al bosque, Hansel soltaba piedritas para no perderse y poder regresar a la casa con su hermana. Esto lo repite varias veces. Sin embargo, un día Hansel señaló el camino con miguitas de pan en vez de piedras y los pájaros se las comieron. Se perdieron tres días y llegaron a una extraña casa de chocolate, bizcochuelos y ventanas de azúcar. Se encontraron con la bruja que se los quiere comer y ellos astutamente la engañan. Vuelven a su casa.

 

Adaptar es hacer que un texto corresponda al público que le es destinado, eso hace que muchas veces los clásicos infantiles sufran cortes, cambios, censuras. Hansel y Gretel es un cuento que ha tenido innumerables y variadas reversiones

En el caso de esta versión de Suzanne Lebeau, editada por Jacarandá editoras, nos encontramos con un texto teatral, con una pieza literaria que  desestigmatiza la literatura para niños y jóvenes, viéndola no solo como un género para el enfoque didáctico y educativo, sino además como una vía para mostrarles la realidad del mundo, dicen las editoras de Jacarandá. Ellas han trabajado en una versión del clásico que se cuenta la visión de la historia aportada por Gretel y se invierte entonces el orden de los nombres en el título, convirtiéndose así en Gretel y Hansel.

En diez escenas y un epílogo, desde el punto de vista de Gretel, que es la hermana mayor, ella relata la llegada de su hermano: Hansel. Se abre el diálogo de hermanos que conversan sobre lo qué les pasó, como también los sentimientos y las emociones que vivieron en esta historia. Lo más interesante es el camino de Gretel, la gran protagonista, que transita desde la negación hasta el amor fraternal.

En el diálogo entre hermanos, además de emociones y sentimientos, la autora profundiza en temas inquietantes, fuertes, profundos como: – La llegada del hermano y los cambios familiares. – Los celos entre hermanos. – La sensación de que el otro, diferente, ocupa mucho espacio. – El drama del hambre y la pobreza visto por los niños. – El abandono de los padres. – El ingreso a un mundo desconocido y hostil.  – El acecho de los peligros de la infancia y la adolescencia. – La tentación de eliminar al que te molesta. – El miedo que a veces adquiere formas siniestras. – El deseo de proteger, la responsabilidad del crecimiento.

Entonces, Gretel y Hansel es una versión teatral, no sólo para niños, sino también para leer, compartir y dialogar con adolescentes, por las imágenes y metáforas que atraviesan el texto, por la riqueza de – temas que aborda, por el recorrido de personajes comunes que se enfrentan a las dificultades de la vida, que se transforman a pesar de lo hostil de la situación que viven. Sin duda, será generadora de diálogos ricos y sugestivos con los lectores.

En los últimos años, Hansel y Gretel ha sido tomado para hacer versiones en el cine de películas de terror. Si bien lo siniestro está presente en el texto original, no es la veta más interesante de este cuento infantil. Suzanne Lebeau toma lo siniestro, sin edulcorar nada, sin embargo, su versión gana en profundidad y riqueza literaria.

Gretel y Hansel es una obra de teatro, pero también una pieza literaria que admite su lectura y “puesta en escena” con distintos recursos: lectura en voz alta, podcast, representación de algunos fragmentos, grabación de videos.

La obra se completa con las ilustraciones increíbles de Carlos Villarroel, que son por sí mismas piezas artísticas y narrativas, que pueden generar también análisis y comentarios a partir de otro lenguaje con valor propio, presente en esta versión.

Suscribite a nuestro Newsletter

¡100% online!