Novedades

Una casa para todos

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

El Movimiento Laudato Si a nivel mundial, recuerda que desde el 1 de septiembre hasta el 4 de octubre (Fiesta de San Francisco de Asís) los cristianos de todos los continentes se unen para rezar, actuar e incidir con nuestra casa común. Este año el lema es: “¿Una casa para todos? Renovando el Oikos de Dios”: porta el logotipo de la tienda de Abraham, y llama al cuidado de la Creación y la hospitalidad.

 

Fuente: https://laudatosimovement.org/es/homepage-original-2/

 

Un kit que enseña cómo organizar un evento para el tiempo de la creación.  Y para concientizar a tu comunidad sobre la urgencia de actuar frente a la crisis de la biodiversidad, el clima y ofrecerle formas significativas de actuar, es la propuesta del Movimiento Laudato Si, antes llamado, Movimiento Católico Mundial por el Clima.

Cada año presenta un nuevo tema y también un nuevo logotipo para que los cristianos se unan en torno al cuidado de la creación. Escuelas, instituciones y organizaciones civiles son invitadas a ingresar a la página institucional de esta organización eclesial que en 2021 adopta el lema  “la tienda de Abraham”, “una casa para todos”.

Abraham y Sara abrieron su tienda para hacerla hogar para tres extraños, que resultaron ser los ángeles de Dios (Génesis 18). Al crear un hogar para ellos, su acto de hospitalidad radical se convirtió en una fuente de bendición para toda la tierra. La tienda es un símbolo de nuestro llamado ecuménico a practicar el cuidado de la Creación como un acto de hospitalidad radical, salvaguardando un lugar para todas las criaturas, humanas y más que humanas, en nuestra casa común, la casa (oikos) de Dios.

Considere el armado, en este Tiempo de la Creación, de una “tienda de Abraham” en el jardín de la iglesia o en un espacio verde como un signo de hospitalidad para todos los seres que están excluidos. Se podría invitar a las comunidades a orar con y por quienes están en situación de vulnerabilidad en la comunidad. Quizá pueda traer a la tienda elementos de la Creación durante el tiempo de oración. La tienda también puede estar presente como símbolo durante los eventos o en el culto durante el Tiempo de la Creación, como símbolo de la vocación comunitaria de crear un hogar para todos y todas.

La tienda de Abraham posiblemente haya estado abierta por varios de sus costados, por lo que cualquier persona que pasara se sentiría bienvenida. La tienda es, frecuentemente, un símbolo del diálogo, especialmente entre las religiones monoteístas nacidas de Abraham. Hoy, se constituye en una señal de nuestro llamado interreligioso e interdisciplinario a crear espacios seguros para el diálogo y el discernimiento.

La tienda representa un lugar de resguardo o de refugio. Nos vincula con las personas sin hogar, refugiadas y todas aquellas que están en movimiento y desplazadas por los efectos del cambio climático. El Salmo 84 nos recuerda que en la casa de Dios (oikos), incluso el gorrión encuentra un hogar para construir un nido y poner sus huevos.

En el Evangelio de Juan 1:14, leemos que: “Y la Palabra se hizo carne y estableció su tienda entre nosotros y nosotras”. El símbolo de la tienda puede recordarnos cómo Jesús vino a morar en medio de su pueblo como un signo del amor de Dios. El amor es la raíz de nuestra fe, que nos impulsa a amar a nuestros semejantes cultivando y cuidando nuestra casa común. 

El símbolo de la tienda puede recordarnos cómo Jesús vino a morar en medio de su pueblo como un signo del amor de Dios. El amor es la raíz de nuestra fe, que nos impulsa a amar a nuestros semejantes cultivando y cuidando nuestra casa común.

La tienda es también un símbolo de sencillez. Particularmente entre las generaciones jóvenes, la tienda y la mochila simbolizan lo esencial, la suficiencia, el vivir dentro de las propias posibilidades y viajar con ligereza por la tierra.

Como las personas nómadas y seminómadas de hoy, Abraham y Sara sabían lo que significaba ser vulnerables, dependiendo de la bondad de la tierra, respetando sus ritmos y viviendo en confianza. La tienda es un símbolo del peregrino agradecido que sabe que, al pasar por esta vida, nuestra huella debe ser ligera sobre la Tierra.

Como personas de todo el mundo que buscamos seguir a Cristo, compartimos un rol común como cuidadores y cuidadoras de la Creación de Dios. Vemos que nuestro bienestar está entrelazado con su bienestar.

Con recursos disponibles en línea, como seminarios web, imágenes, y servicios de oración, el movimiento Laudato Si, llama a una campaña de concientización también en el mundo educativo.

Suscribite a nuestro Newsletter

Ahora podés recibir las novedades y nuestra revista de modo gratuito
en tu e-mail
¡SUSCRIBITE!

Newsletter y Revista