Novedades

Llamados a ser fermento vivo

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

El cardenal Vincenzo Zani, secretario de la Congregación de Educación Católica del Vaticano invitó nuevamente al diálogo sobre el pacto educativo global y a que nos demos cuenta “de la importancia que tiene en este contexto de pandemia”. Dijo que: “el papa Francisco lo relaciona con dos encíclicas; Laudato Si y Fratelli Tutti”; las cuales “hay que releer una vez más – sobre todo – para rectificar nuestra vocación de cristianos llamados a través de la educación”. Su mensaje llega a educadores de Latinoamérica antes de comenzar el mes que celebra a maestros y profesores, bibliotecarios y preceptores.

Con “una visión de los objetivos del pacto educativo global”, tuvo lugar la charla con el cardenal Vincenzo Zani. Para él, la convocatoria “se sitúa en un marco muy amplio, exigente y concreto”. Y “si se observa la gran cantidad de intervenciones del santo padre sobre este tema se pueden identificar tres ideas fuerzas que deben caracterizar todos los proyectos educativos como condiciones para construir la aldea de la educación”.

Primero, tener la valentía de poner a la persona en el centro, dando un alma a todos los procesos educativos.

Segundo, tener la valentía de poner proyectos a largo plazo para desarrollar la creatividad y la responsabilidad de las jóvenes generaciones.

Y tercero, tener el valor de formar personas dispuestas a ponerse al servicio de la comunidad a través de la cultura del encuentro.

El cardenal profundizó estas tres perspectivas para atraer la atención de los educadores:

  1. Empezar de nuevo desde la persona. Esto significa tener la valentía de entender la metamorfosis antropológica en curso, en la cual la persona no es un fin, sino un medio Por esto es necesario volver a situarla en el centro del proceso educativo, y para valorar lo que somos llamados a ser. Como misión subyacente, además, debe surgir un fuerte compromiso de la didáctica y de la experiencia escolar y académica. El Papa Francisco retomando la encíclica “Populorum Progressio” de Pablo VI recuerda que, para la formación integral de cada hombre, “son necesarios hombres de pensamiento; capaces de una profunda reflexión, y dedicados a la búsqueda de un humanismo nuevo, que le permita re encontrarse consigo mismo, con los otros y con el valor trascendente”. Humanizar la educación, lleva a humanizar el mundo, la historia y la realidad en la que vivimos. Este es el lugar específico y el teatro de realización del hombre como individuo y como comunidad social, de este modo es necesario realizar, sobre todo, una revolución cultural, ante las vertiginosas innovaciones tecnológicas y la urgencia de una ecología integral.
  2. Re – pensar el pensamiento. Es necesario desarrollar el pensamiento abierto, que sea capaz de expandirse más allá de los horizontes de la sola racionalidad. Esto significa la apertura a lo trascendente. Segundo, un pensamiento dialogante que se cuestione por las necesidades del otro, cuidando la alteridad. Un pensamiento vivencial, que tome en serio al tiempo y se convierta en acontecimiento. Es el pensamiento que se hace historia.
    Y vuelve aquí la idea de la educación como factor de transformación. Para desarrollar esta misión moderna, es necesario proponer conocimientos y saberes que enriquezcan a la persona no sólo en su componente racional, sino que la ayude a madurar su capacidad relacional a todos los niveles. El Papa repite que debemos lograr una educación que toque la mente, el corazón y las manos.
  3. Desarrollar la solidaridad. Es la invitación a formar personas dispuestas a ponerse al servicio de la comunidad. El papa escribe que “es a partir de la cultura del encuentro que todas las instituciones, escuelas, y universidades católicas deben dejarse interrogar por las finalidades y métodos sobre la que llevan a cabo su misión educativa, dando respuesta a la fraternidad y a la armonía social para construir un nuevo humanismo”, que es el contenido de la Fratelli Tutti.

Para desarrollar esta misión moderna, es necesario proponer conocimientos y saberes que enriquezcan a la persona no sólo en su componente racional, sino que la ayude a madurar su capacidad relacional a todos los niveles.

Un comité para el pacto educativo global

Se han identificado 5 áreas temáticas que fueron confiadas a cinco universidades católicas para su estudio científico.  Estas instituciones trabajaran con una red de otras universidades y ateneos. Y son las siguientes:

  • Dignidad y Derechos Humanos, confiada a la Universidad de Notre Dame, lndiana, Estados Unidos
  • Fraternidad y Conversión, confiada a la U. Católica del Sagrado Corazón en Italia.
  • Tecnologías y Ecología integral, confiada a la Pontificia Universidad Javeriana de Bogotá.
  • Paz y ciudadanía confiada a la U. Pontificia Lateranense de Roma.
  • Cultura y Religiones confiada a la U. Santo Tomás de Filipinas.

Estamos por publicar una guía con estas cinco áreas de trabajo.

El Pacto educativo global es una oportunidad para que las escuelas, universidades, y otros agentes de la educación, del deporte, y la música, afiancen un compromiso para una nueva fraternidad y evangelización respondiendo así al llamamiento del Papa. El mismo dice: “Es necesario reconocer en forma global que lo que está en crisis es nuestro modo de entender la realidad y de relacionarnos”.

Que el pacto educativo global sea un estímulo para todas las instituciones, y el motivo de un nuevo impulso para todos los educadores, formadores, que trabajan en la iglesia y en el mundo.

Fuente: La asociación civil Crónica Blanca Argentina, filial de la entidad de comunicación sobre doctrina social de la Iglesia en países de habla hispana, presentó un conversatorio sobre el pacto educativo, introducido por el cardenal Vincenzo Zani.

Suscribite a nuestro Newsletter

Ahora podés recibir las novedades y nuestra revista de modo gratuito
en tu e-mail
¡SUSCRIBITE!

Newsletter y Revista