Novedades

Acompañar alumnos con dificultades de aprendizaje

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

“Es importante comenzar a planificar de forma diferente; romper la dicotomía entre chicos que tienen tal o cual problemática, del resto de los estudiantes” Así habla la psicopedagoga Marina De Magistris, “embajadora de la inclusión”, que invita “a correr la mirada” sobre la adaptación curricular de un chico con discapacidad y comenzar a tener en cuenta los nuevos canales de información para llegar con propuestas creativas a todos los alumnos.

Con la pandemia, se incrementaron los casos de chicos que quedaron a mitad de camino en sus aprendizajes. Y en el aula, corremos el riesgo de verlos como “una piedra en el zapato”, porque nos hacen decir “yo quiero avanzar con mi planificación, pero él no me deja”.

La realidad es que no tenemos grupos homogéneos en clases, y “aceptar la diversidad” o entender que los alumnos aprenden de distinta manera, queda como una teoría para muchos educadores. Todos los años es un desafío arrancar; en principio, profesores y maestros realizamos un diagnóstico del grupo para tener una pauta de la situación de cada estudiante.

Sin embargo, lo interesante de este primer informe es que podamos comenzar a planificar de forma diferente y tomar los aportes del diseño universal de aprendizaje. Este concepto que viene de la arquitectura o de la ingeniería y que se lo relaciona con la accesibilidad, fue tomado para la educación: plantea poder correr la mirada en la adaptación curricular para un chico que tiene una discapacidad y empezar a pensar en nuestras propuestas aulicas, como docentes.

Se trata de romper esta dicotomía entre el alumno que tiene tal o cual problemática a diferencia del resto de los estudiantes, para poder pensar y planificar una clase que llegue a la mayoría, con diferentes estrategias. Planteo sumar recursos, videos, mirar los diferentes canales por donde llega la información, para pensar propuestas más creativas que alcancen a todos. Esto nos da más tiempo para observar al estudiante que necesite una adecuación; no significa tener todo resuelto, pero sí o sí, podemos detectar quienes aprenden de modo diferente.

Hoy no se puede decir: tengo un chico con determinada discapacidad que necesita determinado recurso…, porque lo novedoso es que hay recursos y propuestas disponibles para todos. Por ejemplo, si hace falta una tabla pitagórica para resolver un problema, el educador podrá contar con ella o no, porque en realidad, se trata de abrir el juego para que cada estudiante pueda tomar el recurso que necesite para responder de la mejor manera posible. Esto también comienza a plantear que el curriculum va a ser discapacitante, en la medida que permita que un chico pueda acceder a los conocimientos o no; y corre totalmente la mirada para dejar de pensar que el alumno tiene que permanecer en el colegio porque hay una ley que lo dice, a realmente hacer un cambio en la educación y proponer aulas y clases más inclusivas que tengan en cuenta a todos.

Usar distintos canales… como videos, o comenzar a pensar a ver de qué me disfrazo… a un docente le puede parecer cotillón. Pero la idea es que dentro de la modalidad de enseñanza de cada educador se pueda empezar a jugar un poco y a tener en cuenta estos recursos. No se puede usar todo a la vez, pero sí implementar algunos canales.

Aulas heterogéneas

En la dinámica de una clase los trastornos de aprendizaje vienen combinados: chicos que tienen dificultades a la hora de leer o escribir, en la comprensión lectora, o en el pensamiento lógico matemático. Pero, podemos estar atentos a los precursores tempranos. Y en nivel inicial, identificar aquellos alumnos que tienen un desarrollo pobre del lenguaje o vocabulario, dificultades para contar algún evento de su vida… por ejemplo, qué hizo el fin de semana.

Entonces, el diagnóstico no es para etiquetar si un niño es disléxico o no; sino para darle el andamiaje que necesita. Tenemos que aprender a corrernos del diagnóstico, sobre todo porque hay muchos chicos que no cumplen todos los criterios para un diagnóstico, aunque igual tengan dificultades en algunas áreas.  

En los primeros años de primaria hay como una ventana a la oportunidad, por lo que es especialmente importante estar atentos.

En esto de intervenir tempranamente, soy un poco reiterativa. Si enseñamos en el nivel inicial y comenzamos con las letras ¿por qué no hacemos un enfoque multidimensional o multisensorial? Por ejemplo, enseñar a trazarlas en arena, o con piedritas o palitos de helado, y acompañándolas con el sonido que corresponde. Esto ayuda a todos, aunque ya sepan leer y escribir casi todos los chicos, pero esto hace una gran diferencia con alumnos que tienen dificultades.

Lo mismo sucede con matemáticas. Si uno le plantea a un niño que le de tres objetos en el nivel inicial y resulta que nos da un puñado entonces a partir de aquí podemos trabajar.

En secundaria ayuda el cuaderno de estrategias. Es un espacio que sirve para que los chicos puedan dibujar la situación de otra manera.

Trabajo en conjunto

A veces la escuela ve con cierta desconfianza a la psicopedagoga que trae “de afuera” una familia; hay ruido entre el docente, el equipo de orientación y ella. Hay que trabajar en conjunto.  Como profesional y con colegas siempre analizamos que las escuelas piden informes para poner en el legajo, sin embargo, hay que pensar en lo mejor para ese chico y su clase.

Con chicos con discapacidad contamos con pictogramas y organizadores visuales, es decir, un kit para explicar consignas, y hasta para tener horarios. Un pictograma significa también unir con flechas, recortar, o pegar… y estos ejemplos de estrategias de andamiaje se pueden plasmar en el llamado “cuaderno de estrategias”. Hay muchas páginas gratuitas para descargar el pictograma que necesiten.

 Pero, el vínculo y el encuentro entre profesor y alumno es el factor determinante.

 

Fuente: Marina De Magistris es coordinadora del Curso on line “Embajadores de la Inclusión” del Grupo Integralis. Lic. en Psicopedagogía por la UCA. Especialista en neurociencias cognitivas y neuropsicología por la Universidad de Favaloro.

Suscribite a nuestro Newsletter

Ahora podés recibir las novedades y nuestra revista de modo gratuito
en tu e-mail
¡SUSCRIBITE!

Newsletter y Revista