Novedades

Solo queda saltar

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Esta novela de María Rosa Lojo, permite acompañar programas de la historia reciente de Argentina, y comprender el drama de la inmigración.  

 

La novela Solo queda saltar de María Rosa Lojo, es una historia de migraciones, de historias particulares de migrantes: dos hermanas que quedaron huérfanas en la guerra civil española y se trasladan a la Argentina a vivir con un tío materno.

A partir de esta historia central se van entrelazando otras. Las historias principales son la de Celia de dieciocho, e Isolina, de diez. En la Argentina tendrán que construirse una nueva vida.

El primer cuaderno es el de Celia de 1948, en el cual relata su llegada junto a su hermana Isolina a Chivilcoy, provincia de Buenos Aires, provenientes de Finisterre, Galicia de donde eran oriundas. Llegan para vivir con su tío Juan, dueño de un almacén de ramos generales en una zona de confluencias los indígenas relegados por la conquista de desierto, los criollos y los inmigrantes europeos que llegaban huyendo de la guerra. Pronto se integrará Ignacia al grupo  de niñas. Ignacia es descendiente del cacique mapuche Coliqueo. Ella y su madre vienen huyendo de Los Toldos y se refugian en la casa de Juan. Ese espacio común, la casa y la tienda de ramos generales, se convierte en un lugar de intercambio entre culturas que es la experiencia cotidiana de los migrantes y que lo sobrellevan con más naturalidad y comprensión que los oriundos.

En la segunda parte Cuaderno de Isolina 2018 es un relato desde el punto de vista de Isolina anciana y de visita en Fisterra de donde habían salido con su hermana setenta años antes. Llega a ese pueblo con la misión de recordad, de escribir su recuerdo y de visitar la casa que fuera de su infancia.

El cuaderno de Isolina es también la historia de una amistad entrañable entre estas dos niñas: Ignacia e Isolina, hoy ancianas que realizan este viaje de retorno a Galicia. Isolina da cuenta en su cuaderno del fin de Perón, de la dictadura, de los desaparecidos. Alusiones históricas que como pinceladas enmarcan la historia de estas mujeres que se atrevieron a estudiar en universidad, que se acompañaron en la infancia y que continuaron su amistad durante toda su vida.

 El título Solo queda saltar lo explica en una entrevista la misma autora:

En el borde del mundo, en el borde de la vida, solo queda saltar. Esas alas que llevamos en secreto, cuerpo adentro, se abren únicamente cuando nos atrevemos a caer” Es del capítulo 7, y corresponde a una evocación de Celia, que piensa en el fin de la vida de su abuela; y en cómo ese final, el de la única pariente cercana que les quedaba, las está empujando fuera de Galicia. Finisterre o Fisterra (en gallego), lugar geográfico donde viven, y también lugar simbólico, fue siempre un extremo, un borde del mundo. Si se quería seguir, había que cruzar el abismo. Sugiere una especie de huida hacia adelante, que deja de ser huida para convertirse en vuelo liberador. Llega el punto en que el Mare Tenebrarum de los antiguos, el temible mar de las tinieblas, se transforma, como decía Castelao, en el inmenso “mar da liberdade”, el mar de la libertad.

Además de personajes entrañables que luchan por hacerse un lugar y una nueva vida en un país lejano, la historia de tantos migrantes, es una novela que atraviesa la historia argentina desde 1948 hasta la actualidad, con referencias a hechos y personajes recientes que han marcado las generaciones de argentinos.

 Esta manera, como de apuntes al pasar, permite que sea una novela que se puede acompañar con alguna investigación o lecturas de bibliografía histórica, ensayos, memorias, literatura, prensa de la época. Además, se ponen de relieve temas del presente, como la lucha de las mujeres por conquistar su espacio, la violencia de género, las migraciones y el diálogo de culturas.

  La primera novela juvenil de Maria Rosa Lojo, es interesante para leer con jóvenes por la posibilidad de que se ensimismen con personajes que desde temprana edad tuvieron que sortear las dificultades más serias y logran salir adelante. Una novela ideal para acompañar programas de historia reciente de la Argentina, para comprender el drama de la inmigración. Una buena novela histórica hace que los hechos históricos de un programa se nos acerquen.

Fuente: Colección Loqueleo (Ed. Santillana) Comentada por Gloria Candioti. Docente, escritora, especialista en Literatura Infantil y juvenil

Suscribite a nuestro Newsletter

Ahora podés recibir las novedades y nuestra revista de modo gratuito
en tu e-mail
¡SUSCRIBITE!

Newsletter y Revista