Novedades

Abuso infantil: el Grooming

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

“El mundo adulto está anestesiado, contempla que por vivir y estar en su hogar, un niño, niña o adolescente está a resguardo…” así habla Hernán Navarro, fundador y presidente de Grooming Argentina, docente en derecho penal con especialidad en este “ciber crimen”.  El afirma que “no se puede dejar de acompañar a los chicos que carecen de una percepción del riesgo y son como huérfanos digitales”. Síntesis de una intervención.

 

¿Qué nivel de presencia tiene el grooming en nuestras sociedades? Hernán Navarro nos invita a reflexionar sobre esta modalidad de abuso infantil en el que no hay contacto físico. Entonces sostiene que: “el grooming es un delito que tiene muchas aristas, es multicausal. Es necesario pensar en estas instancias, cuando un niño niña o adolescente es utilizado para la estimulación sexual de su agresor”.  

 Un acoso de este tipo viene a magnificar un daño emocional en las víctimas; y no se puede relativizar el impacto que genera en el aparato psíquico de los chicos.

Sobre el grooming hay muchas incongruencias, no está delimitado el borde cuando hablamos de este delito, por esta razón, quisiera adelantar algunas definiciones.

En Argentina, niños niñas y adolescentes asumen su primera identidad digital a un promedio de 9 años. Somos el primer país de la región con una edad digital muy prematura. Y atrás de esto tiene que haber adultos responsables.

¿Quiénes son las víctimas de grooming? El segmento de edades vulnerables que nosotros encontramos está entre los 9 y los 13 años, pero se consideran víctimas todos aquellos menores de 18 años que son rehenes de delincuentes sexuales que saben muy bien lo que hacen. Hay lobos solitarios con una inclinación perversa propia, o pueden formar parte de redes organizadas que llevan adelante el lucro o trueque de las imágenes que se distribuyen por lo que se conoce como la internet profunda.

El grooming creció a partir de la pandemia más del doble, mucho más desde que se promulgó la ley para su penalización en 2013. Esto marca un cuadro preocupante, gravoso, debido al incremento incesante de este delito.

Y yo defino a esta generación de niños como huérfanos digitales; sé que el término golpea, pero verdaderamente veo un mundo adulto que está anestesiado en materia digital. Aquí hay dos visiones totalmente opuestas, están los niños y niñas que nacieron con las tecnologías, tienen la habilidad, pero carecen de la percepción del riesgo, y, a diferencia del mundo adulto que incurre en una falsa sensación de seguridad.

 

Defino a esta generación de niños como huérfanos digitales; (...) veo un mundo adulto que está anestesiado en materia digital

Por ejemplo, el adulto contempla que por vivir y estar en su hogar, un adolescente está a resguardo. Sin embargo, nosotros decimos que dejar solo o no acompañar a los niños niñas y adolescentes en sus entornos digitales es algo así como dejarlos solos en una plaza, a las dos de la mañana.

Hoy el autor de este delito puede ser cualquier persona. La pedofilia encontró en la tecnología un vehículo de proximidad y de contacto. Trazando una analogía este es un enemigo invisible como el covid, pero está detrás del wifi.

Un cambio cultural

La transformación digital tiene que venir acompañada inexorablemente de la prevención temprana en distintos niveles. Hoy es inconcebible no hablar de educación digital; trabajar la educación sexual integral también desde una perspectiva digital. Los niños y niñas que acceden y asumen una identidad en las redes no tienen capacidad para manejarse en este entorno.

Por eso es necesario hablar bajo una premisa central que me gustaría sumar: los niños y las niñas no mienten en cuestiones de abuso. Ellos no mienten para meterse en problema, sino para salir del problema.

Estamos transitando una pandemia que ha construido una epifanía en la actividad cotidiana de los niñas, niños y adolescentes, por la hiper conectividad. Diría que ésta transformó a los chicos en personas hiper vulnerables.

El escenario es preocupante y vemos como a través de la pandemia se gestó una tormenta perfecta para el incremento de los casos.

Les pido que nos acompañen, se comprometan, y que sigamos dialogando en estas instancias de encuentro para que se fortalezcan las redes. Nosotros tenemos que organizarnos inmediatamente.

 

Fuente: Conversatorio Grupo Integralis. Intervención de Hernán Navarro. Abogado. Fundador y presidente de Grooming Argentina. Agente de la niñez y la adolescencia en la provincia de Buenos Aires. Docente en Derecho Penal que dirige una diplomatura en Ciber Crimen en la Universidad de Morón.

 

Suscribite a nuestro Newsletter

Ahora podés recibir las novedades y nuestra revista de modo gratuito
en tu e-mail
¡SUSCRIBITE!

Newsletter y Revista