Novedades

El año de San José en el ideario de una escuela

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

“¿Qué nos dice la vida de San José hoy a nosotros que somos un complejo educativo? ¿qué relevancia tienen sus acciones, sus silencios, su trabajo en la vida de nuestras escuelas? ¿Es válido tenerlo como patrono?” Las preguntas formuladas por una comunidad escolar de la arquidiócesis de Santa Fe son una novedosa guía para contemplar la vida de aquel que “con corazón de padre amó a Jesús”.

Fuente: Colaboración presentada por el pbro José Luis Ayala. Ideario Espiritual del Complejo Educativo Arquidiocesano San José, Santa Fe de la Vera Cruz.

Porque “la educación integral y de calidad, y los patrones de graduación siguen siendo un desafío mundial” y porque “educar no es solamente transmitir conceptos”, se hace imprescindible darle un “alma”, un “espíritu”, al quehacer educativo, que sabemos de antemano que no es otro que el de Cristo y el de la Iglesia.

Así el Ideario Espiritual, en nuestro caso concreto, consistirá en contemplar la vida de San José que “con corazón de padre amó a Jesus” y era conocido por todos como “el hijo de José”.

Nos preguntamos: ¿qué nos dice la vida de San José hoy a nosotros que somos un complejo educativo?

Porque “no existe identidad plena sin pertenencia a un pueblo… nadie se salva solo, como individuo aislado, sino que Dios nos atrae tomando en cuenta la compleja trama de relaciones interpersonales que se establecen en la comunidad humana”. Así la escuela debe ser un espacio privilegiado en el que es imposible “separar la formación espiritual de la formación cultural (por lo que es necesario concebirla como un espacio en el que) el estudio sirve para hacerse preguntas, para no ser anestesiado por la banalidad para buscar sentido en la vida”.

“Responder a los estribillos paralizantes del consumismo cultural con opciones dinámicas y fuertes, con la investigación, el conocimiento y el compartir será el principio que orientará nuestra tarea como escuela católica bajo el patrocinio de San José.

Una espiritualidad

“Todos pueden encontrar en San José – el hombre que pasa desapercibido, el hombre de la presencia diaria, discreta y oculta – un intercesor, un apoyo y una guía en tiempos de dificultad. San José nos recuerda que todos los que están aparentemente ocultos o en segunda línea tienen un protagonismo sin igual en la historia de la salvación”.

Las características de la vida de San José se transforman en un norte espiritual que queremos asumir como ideal de nuestro Complejo educativo para que la tarea evangelizadora “esté atenta a las necesidades personas de todos los involucrados en el ámbito educativo… mirando con ojos de misericordia (que no es perezosa tolerancia sino caridad que busca transformar y elevar) a aquellos que por distintas circunstancias se encuentran más distanciados en su comunión con el Señor; reconociendo que , si el Eterno se hizo concreto, en una pastoral de la educación debe atenderse a los caminos concretos de cada persona para que llegue a vivir plenamente su filiación divina con Cristo”.

Si consideramos que el tiempo es superior al espacio, que la unidad prevalece sobre el conflicto, que la realidad es más importante que la idea y que el todo es superior a la parte, la persona de San José nos orienta a una espiritualidad muy concreta, humana creíble, exigente y confiada en el poder de Dios que “dispone todas las cosas para el bien de los que lo aman, de aquellos que él llamó según su designio” (Rom 8,28).

Un abordaje

1- Padre Amado

“La grandeza de San José consiste en el hecho de que fue el esposo de María y Padre de Jesús. En cuanto tal, entró en el servicio de toda la economía de la encarnación” como dice San Juan Crisóstomo.

2- Padre de la ternura

“Muchas veces pensamos que Dios se basa sólo en la parte buena y vencedora de nosotros, cuando en realidad la mayoría de sus designios se realizan a través y a pesar de nuestra debilidad”

“La ternura es el mejor modo para tocar lo que es frágil en nosotros…Sólo la ternura nos salvará de la obra del Acusador”.

3- Padre en la obediencia

En cada circunstancia de su vida, José supo pronunciar su fiat, como María en la Anunciación y Jesús en Getsemaní. José en su papel de cabeza de familia, enseñó a Jesús a ser sumiso a sus padres, según el mandamiento de Dios (cf Ex 20,12). En la vida oculta de Nazareth, bajo la guía de José, Jesús aprendió a hacer la voluntad del padre”.

4- Padre en la Acogida

“José acogió a María sin poner condiciones previas. Confió en las palabras del ángel. “La nobleza de su corazón le hace supeditar a la caridad lo aprendido por ley; y hoy, en este mundo donde la violencia psicológica, verbal y física sobre la mujer es patente, José se presenta como figura de varón respetuoso, delicado que, aun no teniendo toda la información, se decide por la fama, dignidad y vida de María. Y, en su duda de cómo hacer lo mejor, Dios lo ayudó a optar iluminando su juicio”.

5- Padre de la valentía creativa

“Esta surge especialmente cuando encontramos dificultades. De hecho, cuando nos enfrentamos a un problema podemos detenernos y bajar los brazos, o podemos ingeniárnosla de alguna manera. A veces las dificultades son precisamente las que sacan a relucir recursos en cada uno de nosotros que ni siquiera pensábamos tener”

6- Padre trabajador

“San José era un carpintero que trabajaba honestamente para asegurar el sustento de su familia. De él, Jesús aprendió el valor, la dignidad y la alegría de lo que significa comer el pan que es fruto del propio trabajo”

“La persona que trabaja, cualquiera sea su tarea colabora con Dios mismo, se convierte un poco en creador del mundo que nos rodea”.

7- Padre en la sombra

José está para Jesús: “lo auxilia, lo protege, no se aparta jamás de su lado para seguir sus pasos. Nadie nace padre, sino que se hace. Y no se hace sólo por traer un hijo al mundo, sino por hacerse cargo de él responsablemente. Todas las veces que alguien asume la responsabilidad de la vida de otro, en cierto sentido ejercita la paternidad respecto a él”.

Una nota final

“A veces la vida presenta desafíos mayores y a través de ellos el Señor nos invita a nuevas conversiones que permiten que su gracia se manifieste mejor en nuestra existencia “para que participemos de su santidad” (HB 12,10) Otras veces solo se trata de encontrar una forma más perfecta de vivir lo que ya hacemos”.

Así vivió San José.

Sólo nos queda implorar su protección para nuestro complejo educativo arquidiocesano, para que, como comunidad, “lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, al estado de hombre perfecto y a la madurez que corresponde a la plenitud de Cristo” (Ef 4,13)

Bibliografía: Papa Francisco – Gaudete et exultate: nro 6. Christus Vivit: nro 23.  Carta Apostólica Patris Corde. Y encíclica Evangellii Gaudium. Guía para una pastoral educativa. Arquidiócesis de Santa Fe de la Vera Cruz.

Suscribite a nuestro Newsletter

Ahora podés recibir las novedades y nuestra revista de modo gratuito
en tu e-mail
¡SUSCRIBITE!

Newsletter y Revista