Novedades

Cuando la pastoral educativa es más que la Catequesis

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Desde el colegio parroquial San Carlos Borromeo, escribe Martín Segade, coordinador de “Esperanza Joven” y de otras actividades pastorales en el Nivel Secundario.

 En el Colegio Parroquial San Carlos Borromeo, ponemos el énfasis en que los alumnos puedan vivir una experiencia de encuentro con Jesús para que “Su” Amor transforme sus corazones.

Contamos con diferentes espacios pastorales destinados al alumnado, pero me voy a detener en el espacio destinado a los alumnos de los cursos superiores del nivel secundario. Su nombre es “Esperanza Joven”, y fue propuesto por los mismos alumnos allá por el año 2002 porque quisieron expresar qué en ellos, los jóvenes, estaba depositada nuestra esperanza…

Se trata de un grupo de acción y formación en el que los jóvenes se reúnen los días sábados por la tarde para nutrirse de La Palabra de Dios y planificar acciones de acción social para nuestros hermanos más necesitados que, más allá de las necesidades materiales, necesitan ser vistos, acompañados y liberados por el mensaje del Evangelio de Jesús.

En el marco de este compromiso Evangélico que se nos expresa en el Evangelio de Marcos (Mc16, 15-18) y Social expresado en el Evangelio de Mateo (Mt25, 31-46) es que venimos caminando junto a dos instituciones a las cuales acompañamos y visitamos.

Una de ellas es la Asociación Civil Cristo Rey, la cual apadrinamos desde el año 2010, que se encuentra en el Barrio Lomas Verdes 2 de la localidad de Moreno, en esta Institución celebramos los cumpleaños de los niños del Barrio una vez por mes y los acompañamos en fechas especiales como por ejemplo el día del niño.

Otra de las Instituciones con la cual nos acompañamos desde el año 2005 es el Centro de Educación Complementaria 802 de la localidad de Mechita partido de Alberti de la provincia de De Buenos Aires. Con esta institución mantenemos un contacto a la distancia durante el año y para mediados del mes noviembre viajamos para visitarlos y Misionar el pueblo. En dicha misión, se hace un cierre de lo trabajado en el año y el eje de la misma es el Adviento. Los alumnos desarrollan diferentes actividades para que los chicos del C.E.C. y los vecinos del pueblo, preparen el corazón para la venida de Jesús.

Los chicos arman sus coronas de Adviento, también realizan visitas a las casas, se reza el Rosario con la gente en la capilla del pueblo, y se hace una procesión por las calles con la imagen de la Virgen de Luján. Son diferentes actividades coordinadas también con el sacerdote del lugar y que hacen a la extensión del Reino de Dios. Experiencias que transforman el corazón, no sólo de nuestros jóvenes, sino de toda la comunidad educativa, porque – en definitiva – los frutos de cada misión, se ven plasmados en las actitudes y en el desenvolvimiento escolar cotidiano de los jóvenes.

En este tiempo tan particular, que nos sorprendió por no poder reunirnos en encuentros presenciales, hemos visto que para Dios nada es imposible. Por eso hemos buscado junto a los alumnos la manera de poder seguir unidos y vinculados por medio de plataformas virtuales y así poder romper las distancias y estar más que nunca unidos por medio de la oración comunitaria tan necesaria en éstos momentos difíciles que como sociedad nos tocó vivir.

El Colegio parroquial San Carlos Borromeo ubicado en la localidad de Haedo  al oeste del gran Buenos Aires, nació en 1960 con la apertura de su jardín de Infantes. Al año siguiente abrió tres aulas para dar inicio a la escuela primaria y en 1968 completó el ciclo lectivo con todos los niveles.

La Inauguración del edificio escolar como se lo puede ver en la actualidad tuvo lugar en 1982.  Es una escuela muy grande que cuenta con un total de 1800 alumnos.  También forma parte del colegio el Hogar Niñito de Belén, que alberga 110 niños de la comunidad que van a desayunar, almorzar, y merendar además de concurrir al colegio.

En noviembre de 2005, el obispado de Morón asume la responsabilidad pastoral de la parroquia, y también del colegio. Así comienza una nueva etapa que se mantiene hasta la fecha y en la que el colegio trabaja desde la educación para la integración eclesial en la comunidad de la parroquia, como signo visible y testimonio en la diócesis.

Como señala en la apertura de su página web: “En la educación tenemos la posibilidad de transformar el mundo en un lugar más hermoso, justo y en el cual todos se encuentren incluidos, reconociendo que la espiritualidad de comunión es el principio educativo en todo lugar donde se educa al hombre»

Martín Segade recibió la mención por Contenido social y Comunitario del premio Santa Clara de Asís que distingue a comunicadores de todo el país y que ayudan a promover la educación, la cultura y el bien común.

Suscribite a nuestro Newsletter

Ahora podés recibir las novedades y nuestra revista de modo gratuito
en tu e-mail
¡SUSCRIBITE!

Newsletter y Revista