Novedades

El legado que dejan las clases virtuales

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

“Tanto en una como en otra se necesita al docente” escribe Karina Inés Gómez licenciada en Ciencias de la Educación; columnista e investigadora del Portal “Elige Educar”.

Nos toca planificar el nuevo año, en el que la pandemia continúa y se habla sobre un eventual regreso a las clases presenciales en algunos países de América Latina. Se trata de una gran oportunidad para rescatar las estrategias digitales utilizadas y darles continuidad en el aula presencial.

 La pandemia continúa y para un eventual regreso a la clases presenciales, es importante considerar el legado que dejan las clases virtuales, y cómo seguir considerándolas en lo presencial. En mi consideración., el legado debe contemplar cuatro planos:

  • La comunicación entre docentes y estudiantes.
  • Los diseños curriculares.
  • El proceso de aprendizaje, enseñanza y evaluación.
  • El rol del docente.

Los centros educativos necesitarán pautas y propuestas para estructurar cómo abordar la educación de ahora en adelante. Es esta una gran oportunidad para rescatar las estrategias digitales utilizadas y darles continuidad en el aula presencial.

No se trata, como lo he afirmado en otros artículos, de “digitalizar las escuelas”, sino de interrogarse qué utilidad se le quiere dar a la tecnología dentro del aula.

La comunicación en el aula es clave para el aprendizaje

Llegar a la diversidad de la clase es un objetivo que el docente debe proponerse desde el inicio. No solamente a través de distintas actividades de acuerdo a las necesidades, sino mantener comunicación sobre cómo los estudiantes se ven transitando los aprendizajes.

Utilizar las tutorías personalizadas con los/las alumnos/as es una buena estrategia, si no es posible realizarlas durante las horas de clases presenciales, se puede organizar un cronograma a través de la plataforma virtual.

Quizá sea una oportunidad para que los alumnos puedan expresarse cómodamente, en especial los estudiantes mayores. Con los más chicos, se deberían mantener entrevistas pautadas y pensadas para cada uno. ¡Es que cada alumno es distinto, sea cual sea la modalidad!

Un punto central debe ser las determinaciones respecto a los contenidos a aprender

comunidad educativa puede reutilizar esta acción y repensar los diseños curriculares, analizar qué saberes son relevantes y prescindibles para enseñar en las clases presenciales o en las próximas clases en línea. Así se da sentido al diseño curricular, de manera que los estudiantes puedan acceder a los saberes básicos, que sean significativos para proyectar su vida escolar, social e individual.

¿Cómo enfrentar el proceso de enseñanza, aprendizaje y evaluación?

La virtualidad ha puesto en evidencia que al utilizar las tecnologías en información y comunicación (TIC) en el proceso de enseñanza-aprendizaje. Docentes y estudiantes debieron enfrentar el desafío de conocer el entorno, dominarlo, acomodarse y apropiarse del mismo, para que el aprendizaje tenga contexto.

Esto no debe ser muy distinto en las clases presenciales, pues esos mismos requisitos para que se pueda la enseñanza. no deben faltar al momento de planificar un contenido. La enseñanza debe centrarse en el estudiante, por lo tanto, la metodología que utilice el docente debe adecuarse al contexto.

Evitar la fragmentación de un contenido es primordial. Al planificar, el docente debería realizar un hilo conductor del mismo, para que quede como resultado una secuencia didáctica de enseñanza ordenada y posible de ser aprendida por sus alumnos.

Otro aspecto interesante que puede mantenerse en las clases presenciales, es el trabajo en red y colaborativo, pues favorece el aprendizaje a base de compartir y participar.

La plataforma virtual debe seguir utilizándose, porque aumenta la cultura del aprendizaje, se transforma e induce a aprender en comunidad durante toda la vida. Esto se relaciona con un modelo de aprendizaje centrado en el estudiante, donde el docente debe enseñarle a regular su propio ritmo de trabajo.

Con respecto a la evaluación podría trasladarse una evaluación formativa del alumno/a. A pesar de tener que cuantificar resultados, es importante que se observe el proceso del aprendizaje, algo que la virtualidad obligó a hacer propio de la evaluación.

También puede utilizarse la autoevaluación con el objetivo que cada alumno/a pueda visualizar lo que aprendió, lo que aún está en proceso y aquel saber en el que realmente necesita ayuda y refuerzo, para apropiarse y enfrentar ese conocimiento.

 

Fuente: K. Gómez colabora con artículos para el sitio de la Confederación Interamericana de Educación Católica. Es formadora de directores y educadores; asesora en necesidades educativas inclusivas. Máster en liderazgo directivo en escuelas en Argentina. 

El docente es fundamental

Durante la educación virtual los docentes debieron reinventarse, siendo facilitadores  y guías de la enseñanza, poniendo en escena al estudiante como protagonista. Desde este rol, se debió transmitir confianza para que alumnos/as tomara autonomía en sus aprendizajes. No fue fácil, pero debe ser un rol que se debe potenciar en la presencialidad.

Para lograr que el estudiante analice y reflexione sobre su historia de aprendizaje, es necesario un docente preparado, que intervenga constantemente con su accionar para provocar conflictos cognitivos y así lograr aprendizajes efectivos.

Tanto en la clase virtual como el la presencial se necesita un docente:

  • Comprometido con los saberes a enseñar.
  • Preparado para actuar en ambos escenarios (virtual y presencial) si es necesario.
  • Que pueda organizarse con una buena secuencia didáctica de cada contenido a enseñar.
  • Mantenerse en la tolerancia, ya que los cambios producen movilizaciones internas.
  • Abierto a nuevas estrategias y preguntas, tanto de sus colegas como de los propios estudiantes.
  • Que busque relatos significativos y atractivos para los estudiantes, teniendo en cuenta la diversidad del aula.
  • Atento a la socialización entre sus estudiantes.
  • Innovador y con capacidad para aprender sobre las nuevas tecnologías, para llevarlas al aula en todo momento posible. La tecnología llegó para quedarse y hay que sacar provecho de ellas en beneficio de clases motivadoras, interactivas y significativas.

Suscribite a nuestro Newsletter

Ahora podés recibir las novedades y nuestra revista de modo gratuito
en tu e-mail
¡SUSCRIBITE!

Newsletter y Revista