Novedades

¿WhatsApp como entorno formativo?

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

La aplicación móvil más utilizada, se convierte en un instrumento que apoya la enseñanza en tiempos del covid.

Autoras: Cintia Pérez y Laura Van Rafelghem

Mail: entramadospedagogicos@gmail.com

Fuentes: – Jornadas Nacionales de Formación Docente. 21 y 22 de mayo de 2020.[1] Gottfredson G. & Gottfredson, D. What Schools Do to Prevent Problem Behavior and Promote Safe Environments ( 2009)

En la actualidad estamos frente a un escenario que, nos obliga a pensar el lugar de la escuela en relación a varias dimensiones, entre ellas los nuevos lenguajes y formas de comunicación.  Así, experimentar con nuevos formatos de comunicación y metodologías que se relacionen con lo formativo se ha convertido en una necesidad que prioriza las políticas de cuidado. Éstas adquieren relevancia al momento de entablar un vínculo con los otros, es decir, cuando pensamos al otro desde el cuidado. Tenemos escuelas fragilizadas y sensibilizadas por el contexto de la pandemia; alumnos sueltos, estresados, aburridos y docentes sobre exigidos y agotados.

Más allá del cuidado que proporciona (no siempre…) el contexto familiar, nos referimos en un sentido más amplio a la necesidad de pensar relacionalmente la intervención de las instituciones en términos de cercanía, diálogo y empatía.

Proponer que la escuela se plantee un proyecto educativo en base a la comunicación desde el cuidado es imperioso en el momento coyuntural que estamos atravesando. Crear lazos, puentes, sostener vínculos, explicitar deseos y necesidades es interpelante para todos. Consideramos que se está construyendo una nueva trama pedagógica en la que estas cuestiones, no pueden pasar desapercibidas para los equipos docentes y directivos.

Ya sabíamos lo que significa la escuela para las familias de los contextos más desfavorecidos. Quedó claro que aún los sectores que no necesitan buscar en ella una ración de comida, reconocen que hay un alimento que solo ella puede ofrecer. El aislamiento social, preventivo y obligatorio vino a develar que la escuela es para todos, aún con sus problemas, un espacio deseado, necesario e irreemplazable.

Días pasados pedagogos de reconocida trayectoria internacional, reconocieron el lugar de la escuela como organizador de la vida social: hay familias que no saben qué hacer con sus hijos todo el día en casa; otras que continúan trabajando fuera del hogar (seguridad, salud, entre otras actividades esenciales) y deben dejar solos a sus hijos en la casa; familias en las que madres/padres docentes siguen trabajando al tiempo que juegan el doble rol: maestro hacia afuera y maestro intramuros; en definitiva familias que necesitan de la escuela…

Coincidimos con Rockwell en hablar en plural de “las familias”, ya que sería un error pensar el concepto familia como unívoco y homogéneo. Hay familias desiguales: unas ricas en acceso a bienes y servicios, otras empobrecidas, otras estructuralmente pobres. Hay familias que pueden y quieren acompañar a sus hijos en las tareas de la escuela. Otras que no pueden o no saben cómo hacerlo.

En definitiva, es necesario realizar el sano ejercicio de pensar en las familias. Hacerlo, nos ayudaría a tomar decisiones didácticas más adecuadas, intervenciones más oportunas, en definitiva, más equitativas.

La pandemia dejó en claro que, la realidad no es replicable en la virtualidad porque lo que sucede en el espacio cotidiano del aula, no es equivalente a las experiencias de aprendizaje que transcurren en las nuevos hogares- aulas. Sobrados testimonios dan cuenta de ello.

La pandemia dejó en claro que, la realidad no es replicable en la virtualidad porque lo que sucede en el espacio cotidiano del aula, no es equivalente a las experiencias de aprendizaje que transcurren en las nuevos hogares-aulas

Surgen nuevas exigencias para las instituciones educativas, entre ellas reforzar los lazos de comunicación con un fin formativo. Reconocemos la diversidad de contextos en cuanto a desigualdad en general y específicamente de accesos a Internet, por lo que cada escuela encuentra el modo de comunicarse con las familias y sus alumnos.

¿Cómo podemos intervenir para comunicar hoy en distintos contextos?

En este momento encontramos que uno de los medios más igualitarios para acortar la brecha digital es el uso del dispositivo móvil con su aplicación de WhastApp.

En otros países del mundo el uso de WhatsApp en el campo educativo comenzó en sistemas de “mentoring” a principios del siglo 21, convirtiéndose en una fuerte tendencia en los últimos cinco años. Su uso se vincula a la Educación Media y Superior, para acciones de seguimiento de los estudiantes y ligadas a evitar la deserción durante el ciclo lectivo, o entre un ciclo lectivo y el siguiente.

El maestro como mentor o monitor

En nuestro país hubo una expansión en estas últimas semanas en todos los niveles del sistema educativo, en relación al uso del WhatsApp como herramienta no solo de comunicación sino también como recurso de apoyo a la enseñanza.  Los docentes se volcaron masivamente a su uso, sin tener en cuenta muchas veces, algunas premisas para lograr una buena comunicación y evitar la sobrecarga de sus jornadas laborales.

Es cierto que la mayoría de los docentes ya utilizaban WhatsApp con fines comunicativos- organizativos.  En nivel primario generalmente con madres/padres y para uso informativo; en el nivel medio con el grupo de estudiantes para informar/comunicar y con algún uso pedagógico.

Como vemos, el uso que se le daba a WhatsApp en contextos pre-pandemia, fluctuaba de la comunicación institucional a algunas cuestiones organizativas. Enseñar no era una necesidad ya que, el aula ofrecía ese espacio de encuentro.

Desalojados hoy del aula, tenemos el desafío de pensarlo como instrumento complementario que coadyuve a la continuidad pedagógica para garantizar, priorizar cuidado del niño y establecer comunicación efectiva entre adultos.

WhatsApp nos permite…

  • estar accesibles para los alumnos y sus familias,
  • tener el aula “en la palma de la mano”,
  • involucrar más a la familia en la educación de sus hijos,
  • comunicar y compartir en el chat información importante,
  • generar mayor sentido de pertenencia a la institución,
  • sostener afectiva y pedagógicamente al alumno/estudiante en sus estudios,
  • ofrecer al estudiante “apoyo confiable”[1] desde el encuentro con sus docentes para disminuir la percepción de soledad, confusión e incertidumbre, evitando que renuncien a la escuela.

Consejos para usar el WhatsApp como un entorno formativo

El docente puede utilizar de distintas maneras esta vía de comunicación con alumnos y familias:

 

  • Chat individual: comunicación 1 a 1 con el adulto a cargo del niño, para ofrecer, por ejemplo, retroalimentaciones sobre su desempeño.
  • Chat Grupal: comunicación con el grupo de familias. Esta opción permite el intercambio entre los miembros.
  • Lista de difusión: quien crea la lista (docente) emite un mensaje para anunciar información a las familias. Los miembros de la lista pueden responder al mensaje -respuesta solo visible al docente- pero la lista de difusión no permite el intercambio entre los miembros del grupo. Puede constituirse, por ejemplo, en un medio para que la institución tenga llegada inmediata a las familias de la escuela o los equipos directivos con sus docentes.

Una conclusión

La Pandemia nos arrojó a un escenario no elegido, en el que debemos actuar, enseñando contenidos disciplinares y sosteniendo las trayectorias educativas de nuestros alumnos y estudiantes. El contexto de aislamiento social preventivo y obligatorio nos exige, utilizar diversidad de herramientas y soportes para cumplir con el imperativo de llegar a todos. Esperamos que estas ideas compartidas sean de utilidad para los colegas.

Algunas recomendaciones

  • Invite a participar del grupo a los integrantes del equipo directivo.
  • Constitúyase como administrador del/de los grupos.
  • Establezca un encuadre de trabajo: por ejemplo, fije horarios de apertura y cierre de la jornada desde la configuración del grupo. Siendo administrador del grupo tiene la potestad de hacerlo. (Info del grupo<Configuración del grupo<Enviar mensajes<solo los administradores< confirmar)
  • Es saludable sostener el encuadre de trabajo regulando las participaciones de los miembros dentro de su jornada laboral. Sabemos de lo extendidos que se encuentran los horarios de los docentes en este momento, como así también de los sentimientos de sobrecarga y sobre exigencia que los invade.
  • Inste a saludar al inicio y al final del mensaje agregando el nombre para ser identificado. En muchos casos en los grupos solo aparece el número sin detallar el nombre, sobre todo cuando son grupos muy numerosos.
  • Establezca pautas claras de comunicación desde el inicio. Por ejemplo: en la primera participación en el grupo explique el objetivo del mismo y la finalidad para evitar mensajes que no hacen al grupo. De todas maneras, hace a la alfabetización digital permanente, repetirlo cuando algo sale de encuadre.
  • Explique al grupo cuál será el horario de funcionamiento del chat (el que fue configurado por el docente), aclarando que las respuestas a las consultas, serán dadas dentro de un período determinado de tiempo, para no generar ansiedades esperando las respuestas de manera inmediata.
  • Recuerde a los participantes que es necesario leer todos los mensajes a fin de evitar repetir consultas, que ya han sido respondidas.
  • Fije como norma el no-envío de cadenas de mensajes, videos, ni imágenes no pertinentes, ya que esto se considera abusivo sobre el ancho de banda de los demás (datos) y su tiempo.
  • Sugiera que no se responda con “ok” o emoticones para indicar la recepción del mensaje, ya que recargan inútilmente el chat. Si usted desea verificar quien lo leyó, puede ir al ícono de información para ver si el mensaje fue entregado y/o leído. (El mismo se encuentra al seleccionar el mensaje enviado y aparece en el margen superior el ícono de la (i)
  • Silencie las notificaciones, a fin de evitar estar pendiente en forma permanente del dispositivo móvil.

Suscribite a nuestro Newsletter

Ahora podés recibir las novedades y nuestra revista de modo gratuito
en tu e-mail
¡SUSCRIBITE!

Newsletter y Revista