Novedades

Otra educación y otra escuela es posible

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Este es un colegio muy particular que pertenece a la red educativa de la Fundación Montemadrid, dirigida por la Compañía de Jesús. Se ubica en La Ventilla, un barrio humilde de la capital española con más de un treinta por ciento de población inmigrante. Y la presencia de alumnos de ocho religiones. El nivel socioeconómico de sus familias es medio-bajo, pero el éxito escolar es de un 85%.

Ofrece una educación integradora, inclusiva y comprometida en la inserción social, cultural y laboral de sus alumnos. Imparte los niveles educativos reglados de Secundaria, Bachillerato, Ciclos formativos de Formación Profesional Básica, de Grado Medio y Superior, así como módulos de Formación para personas en desempleo.

En él se forman más de 1.100 alumnos/as (casi el 50 por ciento de ellos proceden de un total de 39 nacionalidades). Cuenta con 97 empleados y más de 12.000 metros cuadrados de instalaciones. En 2016 recibió el sello de Excelencia Europea 500+, y es uno de los pocos centros educativos que cuentan con este nivel de certificación de Calidad.

Para su Equipo Directivo “Piquer es un centro de oportunidades para todo el mundo”. Exteriormente es un colegio que intenta dar respuesta día a día a la realidad social y cultural. Luchamos por una educación de calidad para todos y que las situaciones de procedencia, culturales, económicas, sociales o religiosas no sean las que determinen el futuro o el éxito escolar de nuestros alumnos. Y lo hacemos en valores que manan del Evangelio.

Principales características

Su integración al barrio: trabaja en conjunto con una plataforma de acción social que forma con tres obras de los jesuitas, una parroquia (San Francisco Javier y San Luis Gonzaga), un centro de atención a inmigrantes (Pueblos Unidos) y un centro social de barrio (Casa San Ignacio).

Los orígenes de este colegio se remontan a 1920, entonces, varios padres jesuitas trabajaban con la población humilde de la zona, situada al noroeste de Madrid, y superpoblada por chabolas erigidas sobre terrenos sin servicios o condiciones higiénicas. La Ventilla era considerada un barrio de traperos.

De esa marginalidad y hasta nuestros días, la zona se ha ido transformando y las chabolas están dando paso a viviendas de realojo. Pero los problemas sociales siguen siendo abundantes: pobreza, paro, desestructuración familiar…

Su inclusión social

El centro ha sabido responder al aumento de la población inmigrante en sus aulas – casi 40 nacionalidades con sus diferentes lenguas, religiones, culturas-, y necesidades especiales. Lo hizo con distintas respuestas: Aulas de Enlace, Formación para el Empleo, Planes de Compensación Educativa, Aulas Cooperativas Multitarea y Servicio de Intervención con Familias y Alumnos. El resultado es un éxito escolar del 85 por ciento.

Una de las características más visibles de esta escuela es su diversidad.  El alumnado “de familias inmigradas” no puede ser abordado desde la cuestión de la mera nacionalidad. Muchos niños y niñas y un número creciente de jóvenes ya tienen, o irán accediendo a la nacionalidad española, desapareciendo de los registros como alumnado extranjero; lo cual no resta un ápice de la diversidad cultural que heredan de sus familias, con independencia de las características más o menos visibles étnicas o religiosas. Por ello, estos alumnos nacionalizados quedan incluidos también como alumnos “extranjeros”. De esta forma, la evolución de los alumnos extranjeros en el Centro de Formación Padre Piquer ha aumentado en proporción año tras año, desde un 7 por ciento, en el curso 2001-02, hasta casi un 50 por ciento, en el actual curso 2018/19.

¿Cómo se mejora la resolución de conflictos y el índice de absentismo?

Estas fueron algunas de las decisiones que acompañaron la tarea:

–  Aumentar el tiempo de interacción con el tutor. – Potenciar el aprendizaje significativo y promover un aprendizaje más activo y cooperativo. – Trabajo por proyectos y multitarea. -Desarrollar la competencia digital y el tratamiento de la información. – Favorecer el aprendizaje por competencias. -Generar actitudes de ayuda, escucha, tolerancia y generosidad.

Un factor clave del éxito: los profesores

Sin duda es el elemento más relevante en la transformación de la enseñanza- aprendizaje en el aula. Todos los esfuerzos en la formación continua del profesorado son pocos. También en su selección. Han aprendido mucho, fundamentalmente a ser capaces de trabajar en equipo. Son el elemento estrella del cambio, junto con los directivos que apoyan y animan su trabajo.

Los resultados:

Algunos resultados relevantes alcanzaron al 85-92 por ciento de promoción en todos sus niveles. Y un cien por ciento en los Programas de Diversificación, con ausentismo casi nulo, y muy bajo índice de conflictos.

Además, los chicos superan en todos los niveles los valores medios de la Comunidad de Madrid. Para ello, se cuentan con programas adaptados a todas las necesidades, edades y perfiles personales.

Un importante resultado del buen hacer de esta escuela son las altas cifras de empleo de sus alumnos, incluso en períodos de crisis cómo los que estamos viviendo. Lo que se pretende, en definitiva, es formar hombres y mujeres competentes, conscientes y comprometidos, desde la inspiración cristiana del Centro.

La misión educativa y evangelizadora en la actualidad debe atender a los retos que el contexto cultural, social y empresarial le plantea. Por ello, hay otras escuelas que también apuestan por la educación intercultural y la promoción de la dimensión inclusiva; que se abre, sin exclusivismos, a todas las clases sociales, con una especial atención a los niños y jóvenes más necesitados de educación, generalmente pertenecientes a colectivos de inmigrantes o colectivos socio-económicamente pobres o deprimidos, haciendo realidad la opción preferencial por los más necesitados.

 

Los comentarios de los alumnos, familias y profesores 

Los alumnos:

  • Les gusta trabajar en equipo y realizar tareas diversas cambiando de método muy a menudo. Se divierten estudiando
  • Valoran positivamente la organización del aula y el clima que se genera en ella. Aceptan las diferencias y aprenden de las dificultades. Valoran más lo que tienen.
  • Permanencia en el aula más allá del horario escolar.
  • Alto índice de participación en actividades extraescolares.
  • Relaciones fuertes de amistad. Miran al diferente con los ojos del otro.

Las familias:

  • Satisfacción por el seguimiento diario del trabajo.
  • Agradecimiento por el trato cercano.
  • Contacto frecuente e inmediato ante las incidencias.
  • Emoción por ver a sus hijos ir a la Escuela contentos. Bajo índice de absentismo.
  • Mayor intervención en el colegio. Es una gran oportunidad para sus hijos.

Los profesores:

  • Satisfacción por los logros obtenidos por los alumnos.
  • Ausencia de conflictos en el aula y/o se resuelven rápidamente.
  • Valoran positivamente el clima de trabajo y las relaciones interpersonales que esta metodología posibilita. El trabajo en equipo es excelente.
  • La tarea de elaborar los materiales de trabajo se hace a veces muy dura.
  • Necesidad de seguir formándose en trabajo cooperativo y en atención a la diversidad.
  • Sentimiento de tarea compartida

 

Y 15 años después, hemos podido comprobar cómo:

El centro ha sido reconocido como: Escuela Changemaker de Ashoka (mayo 2015) Escuela con mejor proyecto de inclusión de España por Magisterio (noviembre 2015), uno de los colegios más innovadores del Mundo en la publicación de Viaje a la Escuela del Siglo XXI de F. Telefónica y “World Inclusive Schools 2016” por el Instituto Superior de Formación Psicopedagógica. Y estamos en un momento clave para afrontar un nuevo reto: introducir una terminal digital por alumno.

Esta herramienta que nos va a permitir transformar los materiales que durante años hemos trabajado los profesores y darles el potencial interactivo que las tecnologías nos permiten. El reto será  diseñar itinerarios personalizados de aprendizaje, y desarrollar la competencia digital de los alumnos para minimizar la brecha digital se va a abrir en los próximos años.

La denominación del nuevo proyecto ACM 3.0 hace referencia al deseo de crear un nuevo escenario educativo en el que las tecnologías digitales (web 2-0, web 3.0) sean el soporte más importante para el acceso al conocimiento y así, junto con la experiencia de la metodología de las aulas cooperativas dar una respuesta innovadora, inclusiva, integral y significativa al proceso de enseñanza-aprendizaje.

Se abre un nuevo camino para continuar con más de cuatro siglos y medio de trayectoria educativa de la Compañía de Jesús, para «Formar hombres y mujeres para los demás, responsables de sí mismos y del mundo que les rodea y comprometidos en la tarea de su transformación hacia una sociedad fraterna y justa».

Hombres y mujeres que buscan el “mayor bien” en la realización del compromiso de la fe y la justicia, para mejorar la calidad de vida de los hombres, especialmente de los más pobres.

Desde España, escribe Ángel Serrano Almodóvar, director del Centro de Formación Padre Piquer, ubicado en el corazón de Madrid, que trabaja para la inserción escolar de alumnos de nivel socioeconómico bajo y con una gran mayoría de inmigrantes.

Suscribite a nuestro Newsletter