Novedades

Necesitamos como agua en el desierto, un espacio de paz

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Juan Ignacio Fuentes

Educador de la diócesis de Chascomús. Operador Socio terapéutico con formación en adicciones. Tiene amplia experiencia en el acompañamiento de personas víctimas de abusos; y participó en la creación e implementación de protocolos de protección de la infancia.

“Lo que hace que una escuela sea evangelizadora son sus educadores” expresa, Juan Ignacio Fuentes, reconocido asesor de proyectos educativos y pastorales. Acaba de publicar su último libro que titula: “Diez minutos de discipulado para tu corazón de maestro”, donde propone “un camino simple, profundo, y posible para cultivar la espiritualidad del educador cristiano”.

“Vivimos tiempos convulsionados en la Escuela Católica en América Latina, y particularmente en la Argentina. Pero no se trata solo de cuestiones doctrinales o de la transversalidad evangelizadora de la curricula. Sin negar estos y otros factores, entendemos que el gran desafío que nos involucra a todos es revitalizar la mística de la Escuela Católica…” Con este punto de partida, el licenciado Juan Ignacio Fuentes le dio forma a un trabajo personal que venía desarrollando hace dos años, con docentes de varias escuelas.

“Es una propuesta que ensayamos, mediante una red de personas que recibían de mí una hojita semanal, y que se iban sumando en un itinerario de cultivo de la espiritualidad docente” describe el educador a nuestra revista. Entonces “haciendo algunos ajustes” decidió presentar este libro porque: “En efecto, lo que hace verdaderamente evangélica y evangelizadora a una escuela no es tanto la claridad doctrinal de sus principios; ni siquiera la creatividad o cantidad de sus acciones pastorales. Lo que hace que una escuela sea evangelizadora o no, es cuánto de Evangelio se respira en su ambiente, en sus relaciones, en sus modos de ser y hacer.  Y principalmente, cuánta espiritualidad genuina transmiten sus educadores. Necesitamos, como agua en el desierto, espacios de unificación, de paz, de sanación interior, de renovación de fuerzas, de revisión y profundización de nuestras certezas y sueños” dijo. Y lo explica así:

 

La triple mirada

Es la clave del itinerario espiritual que propone el libro. Son ejercicios muy sencillos de Reflexión y Contemplación, que se realizan en 10 minutos a la semana. Puede ser de forma personal o comunitaria, en pequeños grupos.

¿Qué significa la triple mirada? Es un término con el cual intento reflejar que para los educadores quizá el mayor “disparador” de nuestros procesos de crecimiento es el encuentro con los chicos en el aula.

Allí se nos movilizan cosas: heridas, sueños, búsquedas, preguntas…. Y desde ese movimiento podemos contemplar a Jesús Maestro para ir configurando nuestra identidad.

La TRIPLE MIRADA es, entonces, un movimiento que nos dinamiza espiritualmente, mirando:

  • A LOS NIÑOS/ ADOLESCENTES   
  • A NOSOTROS MISMOS
  • A JESÚS MAESTRO

Como digo en la introducción: “Este es un libro muy sencillo. Demasiado sencillo, diría yo… Se trata de reservar diez minutos a la semana. En lo posible, cuidando que sea en el mismo día y lugar, para transformar ese espacio en un rito. ¿Un rito para qué? Para cuidar tu corazón. Para nutrir tu espiritualidad docente. No importa cuán grande o pequeña sea tu fe. Ni siquiera importa si tenés o no una convicción o compromiso religioso. Lo que sí es cierto, es que estás embarcado en esta maravillosa (y a veces tormentosa) aventura de educar. Y tu corazón de maestro, o de maestra, seguramente necesita espacios para renovarse, respirar, rejuvenecer…

Alguien decía una vez que la mejor meditación es la que se puede realizar. Así de sencillo. Lo posible.  Aunque no sea lo ideal. Vivimos a mil y nos cuesta encontrar espacios para la serenidad, el silencio, la reflexión… ¡Empecemos por dar el primer paso! Diez minutos semanales. ¿Sólo eso? Sí, sólo eso. Pero con fidelidad y entrega. Tu año escolar estará acompañado por un pequeño ejercicio semanal de meditación y oración. Te invito a realizarlo con la naturalidad y sencillez de quien riega habitualmente una plantita de su jardín. Tarde o temprano llegará la primavera, y te sorprenderás de lo que ha ido sucediendo en tu corazón…”

¿En qué consiste esta propuesta?

Ofrecer un sencillo Programa de formación, inspiración y re significación de la Espiritualidad de  los educadores de la Escuela. El Medio es una Guía semanal de Meditación, y tiene un Programa que transitar por distintos elementos fundamentales para ir a una espiritualidad de la educación adecuada a estos tiempos de pluralidad y vértigo en que nos encontramos.  Cada mes tiene un eje, que se aborda durante aproximadamente 4 semanas.

Metodología 

Cada reflexión está estructurada de la siguiente manera: Un breve ejercicio para situarse (silencio…) Un texto de reflexión sobre la temática (que no pasará de los 5 minutos de lectura). Una propuesta final de cierre que respete los diferentes procesos espirituales del cuerpo docente. Además, las meditaciones pretenden ser un espacio para que “todos los miembros de la Comunidad Educadora puedan nutrirse y encontrarse con relatos respetuosos y sencillos que inviten a profundizar la vida desde una mirada abierta» Para quienes tienen un compromiso con la Iglesia será una oportunidad de reforzar y profundizar ese compromiso. Para quienes no lo tienen, será una ocasión de encontrarse con relatos que, desde el respeto, les inviten a ahondar en su propia espiritualidad.

 Ejes temáticos.
Cuatro fichas para un itinerario

 

MÓDULO 1 “El sagrado ministerio de educar” Ficha 1 ¿Cómo llegué hasta aquí? Ficha 2 ¿Hay un solo Maestro, y todos ustedes son hermanos? Ficha 3 ¿Maestros y tan humanos? Ficha 4 ¿Esto que soy, esto te doy?

MÓDULO 2 “Nuestro otro currículum vitae” Ficha 5 La vida como Maestra Ficha 6 Sólo el Amor convierte en Milagro el barro Ficha 7 Un Dios que tiene tiempo de sobra Ficha 8 Problematizando al mismo Dios

MÓDULO 3 “Corazones de adultos, ojos de niños” Ficha 9. La evolución de nuestra espiritualidad Ficha 10 Cuando el vínculo educativo nos desestabiliza Ficha 11 Mirar debajo de las emociones Ficha 12 Al rescate del niño interior Ficha 13 Nombrar es sanar.

MÓDULO 4 “La espiritualidad de la triple mirada” Ficha 14 La fuerza del niño arquetípico Ficha 15 Una triple mirada que nutre el alma Ficha 16 Sujetos de derecho y ciudadanos del Reino Ficha 17 Confirmar lo positivo Ficha 18 Un lugar para las decisiones Ficha 19 El don de la diversidad Para las vacaciones Mirar a Jesús como Maestro… setenta veces siete

MÓDULO 5 “La ética del educador creyente” Ficha 20 Hacia una cultura del cuidado (Parte 1) Ficha 21 Hacia una cultura del cuidado (Parte 2) Ficha 22 Un combo difícil de encontrar Ficha 23 Mi credo existencial

MÓDULO 6 “Educar más allá de las grietas” Ficha 24 Nuestros hijos y alumnos… ¿perpetuarán las grietas? Ficha 25 Construir y de-construir un enemigo Ficha 26 ¿Amar a los enemigos? Ficha 27 De monólogos colectivos a diálogos fecundos

MÓDULO 7 “Educar en Comunidad” Ficha 28 Recuperar la tribu Ficha 29 Los tres secretos de la comunidad Ficha 30 Diversidad de dones y diversidad de pertenencias Ficha 31 De consumir la comunidad a construir la comunidad

MÓDULO 8 “Tiempo de celebrar, tiempo de agradecer” Ficha 32 Lo que tenés puesto ya es ganancia Ficha 33  Los dones de la vocación educadora Ficha 34   Cuidando el tesoro mejor (1) Ficha 35  Cuidando el tesoro mejor (2) MES DE DICIEMBRE- CIERRE DEL PROCESO Ficha 36  El Niño de Belén y los chicos de la escuela

Suscribite a nuestro Newsletter