Editoriales

Libertad e independencia

P. José Alvarez
Presidente del CONSUDEC

Valen para hoy las palabras con que el Padre José, allá por el mes de junio, nos convocaba para la preparación de este Curso de Rectores. En su reflexión inicial decía que no nos juntábamos para organizar un congreso o plantear dificultades del camino educativo del país o de la educación católica, “estamos reunidos acá porque “Alguien” nos ha llamado y cuando alguien te llama pone los ojos sobre vos, sobre tu vida y la razón por la que estamos acá es porque alguien nos puso en este lugar, porque tiene algo importante para darle a nuestra vida y que tiene que ver con nuestro camino vocacional. Primero vinimos para una sana y bella obediencia a Aquél que nos está haciendo ahora y se nos manifiesta con la ternura de su amor en esta circunstancia, por eso la primera mirada de hoy es a El que nos trae y nos trae un mensaje positivo para nuestro corazón y lo trae de la mano de la Virgen María, porque El nos llega a través del seno virginal de una muchacha de 15 años, a través del rezo del Ángelus descubrimos esta mirada y repetimos a nuestro corazón que El es bueno, bello y de la mano de María nos trae una mirada de belleza y de positividad de la vida dentro de las circunstancias.

Antes de comenzar la tarea hemos pensado en una propuesta que quiere ser también como un programa de trabajo hacia el Congreso y también abrir puertas en la mirada educativa. Este camino tiene que ver con la libertad y la independencia que es lo que vamos a celebrar en el próximo año “Libertad e Independencia”. El método con el que Cristo se nos ha mostrado es un método de gestos y palabras y el método con el que Dios se comunica con nosotros que nos comunica su Ser, es un método de signos y tanto los gestos como las palabras requieren del hombre su libertad, es decir de interpretación y de adhesión. Interpretación implica abrirnos al significado de la realidad del signo del gesto y adhesión significa el afecto con el cuál nosotros nos apegamos a Él.

Es lo que está pasando hoy con Papa Francisco, no es un hombre de largos discursos, sino que es de pocas palabras, sencillas, capaces de ser comprendidas por todos, pero sobre todo está cargado de gestos, gestos que se acercan a la gente mostrando la simpatía de Dios hacia ellos. Parece ser que este es el mismo mensaje y el mismo método que Dios utiliza con nosotros pero requiere de nuestra libertad. ¿Por qué digo requiere de nuestra libertad? Porque libertad no es hacer lo que quiero, libertad indica no estar condicionado por los prejuicios con los que enfrentamos la realidad cotidiana y estos prejuicios son muchas veces complicadísimos porque están muy incrustados en nuestro corazón. A veces nos da la sensación de que ya sabemos lo que tenemos que hacer en toda la jornada o en toda la semana o en todo el trabajo del día y ya sabemos lo que nos va a pasar y vamos adelante sin la capacidad de dejarnos sorprender por lo real. Vamos sin la capacidad de entender el mensaje que lo cotidiano trae dentro y entonces no podemos comprender ni tener afecto a Aquél que está detrás de cada circunstancia intentando relacionarse con nosotros, intentando que nuestro corazón se dé cuenta y educarnos en una libertad que nos ayude a vivir delante de la realidad con una positividad, vivir delante de la realidad comprendiendo los signos, comprendiendo el mensaje que Otro trae para nosotros.

Necesitamos volver a una mirada sencilla que nos ayude a dejarnos sorprender por la realidad del mensaje que nos vienen dentro de cada situación cotidiana. Por eso en la tarea educativa tenemos nosotros, hoy, que ayudarnos a vivirla de esta manera, dándonos cuenta que hoy estamos haciendo un trabajo que es enormemente maravilloso, un trabajo que viene a provocar nuestra vida, un trabajo que se propone a nuestra libertad, porque libertad significa ahora que si la realidad de hoy tiene un mensaje para mí yo quiero darme cuenta, sobre todo si ese mensaje es positivo, es bueno y es grande, si ese mensaje me saca de la rutina, del aburrimiento, de la tristeza, de la duda o de la melancolía si ese mensaje me mueve y me ayuda a adherir. La libertad es una provocación que “Otro” hace hacia nosotros y que nosotros debemos responder, por eso libertad tiene que ver con respuesta, lo que nosotros entendemos por responsabilidad, un camino de respuesta a “Otro” que nos está haciendo ahora, que nos está abrazando ahora, que nos está amando ahora.

Pero no basta saber, no basta comprender que me quiere, necesito también una respuesta afectiva de adhesión de mi corazón hacia El. A veces estamos distraídos delante del Señor, delante del que nos envía signos de afecto y amor pero nuestro corazón está tan ocupado… Decía Borges en el poema El Remordimiento: tan ocupado en naderías, hemos pasado la vida entretejiendo naderías y nos hemos perdido lo grande lo bello lo esencial. “Mi mente se aplicó a las simétricas porfías del arte, que entreteje naderías.”

Queríamos proponer “Libertad e Independencia” como un camino hacia el Curso de Rectores del próximo año, porque es un tema educativo y tiene que ver con el camino que estamos celebrando en nuestro país, queremos proponer “Libertad e Independencia” porque había una confusión de lenguajes: libertad no coincide con autonomía sino que a veces el camino de la libertad es un camino inverso a la autonomía, un chico que está enamorado se vuelve más dependiente del objeto de su amor sin embargo se siente más libre, se descubre más libre, su vida se ha liberado a través del amor que ha encontrado y cuando nos volvemos independientes, muchas veces nos volvemos independientes de un poder y nos volvemos esclavos de tantos otros, de hecho en nuestro país la Independencia de España no ha impedido que tengamos que defender nuestra libertad en cada paso del camino frente a tantos poderes que intentaron adueñarse del corazón de los ciudadanos.

Por eso nos parece interesante crear el debate no para no celebrar la Independencia, sino para abrir el abanico a una cantidad de propuestas educativas que nos ayuden a poner sobre el tapete del camino de la educación los conceptos que nos pueden ayudar a comprender una veta nueva de riqueza en el camino educativo. Primero un camino que educa en la libertad y un camino que educa en la libertad con la necesidad de caminar de la mano de otro, de caminar juntos, de caminar no tanto en una autonomía como en una dependencia que nos vuelva libres en un camino de amor. Por esto queríamos proponerlo porque nos parece que debe ser una senda a recorrer, una senda que nos desafía y una senda que nos ayuda a vivir un afecto por la realidad cotidiana con la que El se acerca a nosotros.

Compartir

Share on facebook
Share on twitter
Share on google
Share on whatsapp

Ahora podés recibir las novedades y nuestra revista de modo gratuito
en tu e-mail
¡SUSCRIBITE!

Newsletter y Revista