Novedades

Una relación entre algoritmos y dignidad humana

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Para fomentar la reflexión de las comunidades educativas, el último Congreso Nacional de Educación en Chile abordó un tema muy actual: la inteligencia artificial y los desafíos pedagógicos y antropológicos que afrontan las escuelas.

Más de mil educadores de todo Latinoamérica, y otros tantos que lo siguieron por youtube, participaron de este gran encuentro virtual, que tuvo lugar al otro lado de la cordillera. Su temática fue muy provocativa: incluyó paneles de especialistas y reflexiones sobre las neurociencias, además de la renovación de servicios a partir de tantas plataformas nuevas que se desarrollaron en este tiempo de pandemia.

El Director de Educación de la Conferencia episcopal chilena, Roberto Pavez lo explicó así: “estamos educando a generaciones de estudiantes y familias que conviven a diario con la inteligencia artificial en cada uno de sus quehaceres. Por tanto, se nos exige vislumbrar los desafíos antropológicos, pedagógicos y éticos que de allí se desprenden, además de los desafíos para la gestión educativa, cuando muchos no tienen acceso a herramientas básicas, como la conexión a internet”.

El referente señaló que estos temas “serán las claves para que nuestros niños, niñas, adolescentes y jóvenes hagan una correcta relación entre los algoritmos y la dignidad humana”.

 

La apertura al encuentro virtual tuvo como telón de fondo las montañas de la región de Araucanía. Desde allí habló el obispo de Temuco, monseñor Héctor Vargas. Señaló que “los educadores sabemos que las neurociencias ayudan a eliminar mitos relacionados con la educación; pero hay preguntas, que trascienden la capacidad de respuesta de la propia ciencia.

Son las preguntas fundamentales, como las del sentido de la vida. Por eso, al asumir los avances de la realidad científica en nuestras praxis pedagógicas, lo hacemos sabiendo que esta es una realidad exacta, pero a la vez incompleta. Al igual que la fe que trata de entender el mundo en que vivimos, deben, por eso mismo, hacerlo juntas, aprendiendo cada una de la otra”, dijo monseñor.

Luego argumentó que “Einstein creía que las definiciones científicas no pueden satisfacer nuestras necesidades humanas. Él era consciente que como seres humanos que pensamos y reflexionamos, necesitamos algo más que simplificaciones científicas…”


Aportes a la educación

Carol Hullin, post doctora en inteligencia artificial y asesora estratégica mundial de Centro de Innovación Digital Latinoamericano, abrió el Congreso con su charla sobre “Inteligencia artificial: retos y oportunidades”. Estuvo seguida por el doctor Óscar Pérez, secretario general de la Confederación Interamericana de Educación Católica (CIEC), quien complementó con su tema “Neurociencia e inteligencia artificial: aportes para la educación”.

Los participantes de casi todos los países de Sudamérica podían enviar preguntas y consultas a los paneles de especialistas.  El referente Roberto Pavez consideró que “todas las ponencias fueron de gran utilidad para los participantes, porque aportaron una mirada sobre los retos de la inteligencia artificial: el bienestar humano, el colocar a las personas al centro, con métodos creativos, enfrentado la crisis con esperanza, y desarrollando la educación con innovación digital”. 

Concluyó diciendo que “se pudo ver cómo las tecnologías que inciden en el campo educativo y su vínculo con la neurociencia buscan comprender y predecir el comportamiento del cerebro humano, vital para mejorar nuestros sistemas de enseñanza a futuro”.

¿Qué rol tiene la inteligencia artificial en educación?

El doctor John Atkinson de la Facultad de Ingeniería y Ciencias de la Universidad de Santiago abordó este interrogante en un panel de expertos. Dijo que: “La inteligencia artificial trata de reproducir una parte de las habilidades humanas para resolver problemas que usualmente son bastantes complejos. Uno de ellos es la educación, cuestiones involucradas en el proceso de enseñanza y aprendizaje, en donde los distintos actores, profesores y estudiantes, trabajan o aplican diferentes estrategias para alcanzar un conocimiento”.

La inteligencia artificial ha promovido a lo largo de estos años ambientes de aprendizaje con dos características: –  adaptativas (que se van adecuando o ajustando automáticamente según las necesidades de aprendizaje) e – interactivas (de tal forma que la máquina o computadora pueda interactuar con estudiantes de todas las edades y dominios. Nos abre las puertas, y hace que los chicos puedan trabajar incluso, fuera de horario).

El rol de la IA en educación no persigue reemplazar al profesor humano. Sin embargo, lo transforma en motivador o facilitador de herramientas computacionales y lo hace participar de manera más interactiva en la sala de aprendizajes.

El rol de la inteligencia artificial en educación no persigue reemplazar al profesor humano. Sin embargo, lo transforma en motivador o facilitador de herramientas computacionales y lo hace participar de manera más interactiva

Los usos de la IA en educación, es de larga data. Pero se han hecho cosas muy interesantes. Por ejemplo, ya existe tecnología que puede evaluar ensayos. Y hasta podríamos proveer tecnologías con la capacidad que tiene un profesor de corregir pruebas. La diferencia está en que la computadora lo hace miles de veces con miles de estudiantes.

Por último, tenemos sistemas que realizan tutorías en forma on line, y apoyo personalizado a los estudiantes, basándose en las debilidades que el sistema ha identificado en el aula. Análisis de datos que permiten predecir que estudiantes van a desertar, y poder hacer una acción paliativa para que esto no pase. Hoy comienzan a aparecer herramientas que van en esa línea.

Suscribite a nuestro Newsletter

Ahora podés recibir las novedades y nuestra revista de modo gratuito
en tu e-mail
¡SUSCRIBITE!

Newsletter y Revista