Novedades

La educación es semilla de paz y esperanza

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Monseñor Vincenzo Zani, secretario de la Congregación de Educación Católica fue uno de los organizadores del encuentro mundial y habló sobre el sentido de la convocatoria del papa Francisco, ¿qué objetivos tiene este pacto educativo global? Y ¿a qué compromete a la escuela católica?

 Se pueden resumir algunos rasgos que he detectado en el mensaje del Papa. Y lo podemos ver en el segundo objetivo de su propuesta, donde afirma que hace falta escuchar la voz de los niños y de los jóvenes para construir juntos el futuro. Y porque la educación es semilla de paz, y esperanza.

¿Cuáles son los aspectos que tenemos que subrayar?  La democracia, la paz, la ecología, el diálogo interreligioso, el aprendizaje y servicio y poner todo a disposición de los demás. Un tema muy importante es retomar el documento que se firmó el 4 de febrero en Abu Dhabi, entre Francisco y el imán Al – Azar. También la encíclica Fratelli Tutti y todo el diálogo que se puede desarrollar a partir de ella.

El tema de la educación se debe considerar como un factor determinante para poder superar la difícil situación provocada por la pandemia. Es necesario elaborar una perspectiva de compromiso que permita construir el bien común.

También es importante retomar lo que dijo en su mensaje del 12 de septiembre de 2019, “si la vemos desde dos puntos de vista; el papa sigue el camino trazado por el magisterio eclesial a partir del Concilio Vaticano II, y sintetiza la complejidad de las problemáticas actuales invitando a todos: científicos y pensadores, sociólogos y políticos, artistas y deportistas, junto a los representantes de las distintas religiones para realizar un compromiso concreto, construir la aldea de la tierra a través de la educación y entregar a las jóvenes generaciones una casa común, más sólida y acogedora.

La propuesta se concentra en las tres grandes fracturas a sanar:

La primera fractura, es la mayor crisis de la educación en general. En la perspectiva cristiana, es el cierre a la trascendencia. El hombre no se limita al horizonte temporal, sino que viviendo en la historia conserva plenamente su vocación eterna. Entonces la vocación es introducir al niño, y jóvenes en la realidad total, de la cual una dimensión fundamental es la apertura hacia lo trascendente. Apertura que permite abrirse a la esperanza. Y cerrar esta fractura y distancia entre el hombre y el absoluto. Por eso es necesario tener como punto de referencia una antropología integral, abierta y adecuada a la realidad total.

Lo segundo, es que la educación está llamada a sanar la fractura horizontal, es decir, la fractura de la relación entre las generaciones y entre sujetos diferentes, entre diferentes culturas y pertenencias. En otras palabras, se trata de recomponer un pacto educativo con la familia, con personas que aportan diferentes visiones socioculturales y religiosas. Con aquellas que se encuentran en dificultades económicas, sociales y morales. La educación cumple su propósito si logra formar a personas capaces de caminar juntas por los senderos del encuentro, el diálogo, el compartir con respeto, estima, y aceptación mutua. Es necesario llegar a las diversas periferias, en donde los más desfavorecidos necesitan ayuda para crecer en humanidad en inteligencia, valores, hábitos, que les permita convertirse en protagonistas de sus propias vidas.

La educación cumple su propósito si logra formar a personas capaces de caminar juntas por los senderos del encuentro, el diálogo, el compartir con respeto, estima, y aceptación mutua

La tercer fractura para componer, es la que existe entre el hombre, la sociedad, la naturaleza y el medioambiente. La persona educada, según la antropología saludable, es un sujeto que ama el mundo, la historia, que hace cultura, que se responsabiliza por la vida pública. Por lo tanto, será una persona en la que no sólo primará la dimensión subjetiva y personal, sino también la social, la política, el bien de la naturaleza, el medioambiente. En una palabra, que sabe construir el bien común.

Una serie de seminarios y encuentros que tuvieron lugar en Roma pusieron a la luz las diversas facetas del pacto educativo. Ahora, acaba de vivir una importante etapa en modo telemático. Y delante de los múltiples efectos provocados por la pandemia en las personas, la propuesta asume una connotación más apremiante y urgente.

Volvamos al instrumentum laboris de esta gran convocatoria que ha delineado cuatro áreas temáticas sobre las cuales desarrollar proyectos educativos concretos: Libertad humana y derechos. Ecología integral. Paz y ciudadanía. Solidaridad y desarrollo.

Fuente: Claves que impulsan la transformación de la Esc. Católica.  Repercusiones. Vatican News. Webinar SM México.

Suscribite a nuestro Newsletter

Ahora podés recibir las novedades y nuestra revista de modo gratuito
en tu e-mail
¡SUSCRIBITE!

Newsletter y Revista