Novedades

En tiempos de la escuela a distancia

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

El escenario que plantea la pandemia puso a los colegios a pensar y diseñar nuevas estrategias para afrontar lo que resta del ciclo lectivo y estar a la altura de las circunstancias históricas. Charlamos con los responsables de distintas instituciones que continúan trabajando y profundizando diversos usos de lo tecnológico dentro y fuera del aula.

Pensar un proyecto de educación digital es algo fundamental en cualquier colegio que busque desarrollar las habilidades y competencias del siglo XXI. Más aún en un contexto de escuelas cerradas y donde la única manera de mantener los vínculos entre docentes y alumnos/familias es través de entornos virtuales.

Sin embargo, los recorridos desandados por cada institución son bien diferentes. Y por supuesto que los puntos de partida para afrontar esta realidad son distintos.

En este sentido, resulta enriquecedor poder conocer, en la voz de sus protagonistas, algunos testimonios que ponen de relieve el escenario educativo que atraviesan las escuelas y los modos en que varias de ellas diseñan y proyectan el futuro.

Jesús Balbiano es representante legal de los colegios Jesús Plaza y Pedro B Palacios de la localidad de Laferrere, provincia de Buenos Aires. Ninguna de estas instituciones tenía experiencia previa en trabajo digital a través de una propuesta educativa integral.

 “Fue un proceso de más de un año, donde además de evaluar cada plataforma digital también evaluamos costos y prestaciones de cada una. Tanto desde administración como desde de la dirección de cada nivel y cada colegio dado que soy representante legal de dos instituciones distintas donde cada equipo directivo y comunidad educativa tienen distintas necesidades” comenta cuando se lo consulta sobre la decisión que tomó hacia fines de 2019. Asimismo, agrega que “no existía nada digital en la institución por eso fue un paso adelante su implementación. Buscamos algo que sea amigable a nivel plataforma, con contenido y donde haya una propuesta para acompañar al personal docente”.

Por su parte el Equipo del Instituto Santa Ana y San Joaquín de CABA coincide al considerar que las nuevas realidades nos replantean la tarea de educar, en un contexto cultural, social, económico, tecnológico que va cambiando. Ya hace años no tenemos aula de computación. Compramos notebooks para que todos los docentes las utilicen en sus aulas y en todas las áreas”. Consultados acerca de por qué un colegio prioriza un proyecto por sobre otro aseveran que en su caso “necesitábamos y buscábamos una estructura con material específico del nivel primario. EDUCA incluye contenidos curriculares conectados a recursos digitales interrelacionados. Hoy podemos ofrecer a las familias la posibilidad de comprar y entregar los libros en la escuela, la digitalización del aula, el uso de la plataforma educativa y el acompañamiento de una asesora pedagógica”.

La llegada de un proyecto integral educativo modifica las prácticas pedagógicas hacia dentro de la escuela. Es por eso por lo que los cambios suelen impactar en toda la comunidad educativa. El contexto de COVID-19 no hace más que acelerar dichas transformaciones.

Por supuesto que la implementación de un proyecto se entrelaza con la cultura institucional de cada colegio, por lo cual no es un camino exento de obstáculos.

Los heterogéneos conocimientos tanto del personal docente como de las familias se suman a veces a la resistencia inicial hacia lo nuevo. “Esto generó dificultades al inicio, una vez pasada esa etapa la verdad es que funciona todo realmente muy bien. Cabe destacar que dado el contexto de pandemia que estamos atravesando ni el personal docente ni las familias pudieron tener sus respectivas capacitaciones presenciales como habíamos planificado” comenta Jesús Balbiano.

Algunos colegios llegan con experiencia recorrida en campus virtuales. Para otros todo es nuevo. Los directivos del colegio de CABA expresaron: Al principio era evidente la falta de interés de parte de los docentes para cambiar y amigarse a una plataforma nueva, pero con el acompañamiento del Equipo Directivo y la colaboración de los asesores externos los docentes pudieron acercarse cada día más a la propuesta “.

Si se comparan los testimonios acerca de cómo cambió la planificacion anual y de qué manera y frecuencia están trabajando hoy en día, se encuentran varias similtudes y diferencias. Todo el trabajo docente se realiza vía plataforma EDUCA y por distintas apps de video conferencias, el trabajo es diario de lunes a viernes tratando que los alumnos cumplan con un horario normal”, explica el representante de los colegios de Laferrere. En el caso de los colegios de CABA la situación es similar: La planificación se modificó desde el primer día del aislamiento. Sumamos aulas de materias especiales a la Plataforma. Y también revisamos los contenidos según “los contenidos a priorizar durante la emergencia COVID-19” un documento que recibimos en el mes de abril del Gobierno de la Ciudad”.

Existe unanimidad en el mundo educativo respecto a que la nueva “normalidad” llegó para quedarse, al menos por un largo tiempo. En relación con esto, Jesús Balbiano afirma que “Hay que reevaluar muchas cosas, lo principal es que la plataforma digital llegó para quedarse y los recursos que están explorando tanto los docentes como la familia son excelentes y le están sacando mucho valor entonces tenemos que reestructurar las clases presenciales con mayor presencia tanto de contenido digital como de la correcta utilización de este”.

En el caso del Santa Ana y San Joaquín la mirada está puesta en cómo tanto lo presencial como lo virtual deberán convivir de modo armónico y sincronizado de acá en adelante “Las personas se están amigando mucho más con esta manera de trabajar. Nada reemplaza a la presencialidad, sobre todo en la escuela (la mirada del maestro, el abrazo, el diálogo). Pero seguramente por un tiempo, tendremos que cuidarnos mucho y podemos seguir capacitándonos, enseñando de una manera virtual al mismo tiempo que la presencial”.

El ecosistema educativo digital ha cambiado profundamente en las últimas décadas, aunque dicho cambio haya sido principalmente a través del acceso a nuevos dispositivos tecnológicos o entornos virtuales aún queda un largo camino por recorrer para seguir construyendo metodologías que integren las tecno-prácticas escolares con los diseños curriculares. Es decir, conjugar saberes técnicos y conocimientos disciplinares para lograr una articulación didáctica que permita la participación de todos los actores involucrados en los colegios. Es tiempo de seguir desafiando el presente y enfrentar los retos del futuro.

Fuente: Ed. Kapelusz. Para más información ingresá en www.proyecto-educa.com.ar o contactar a promoción.ar@edicionesnorma.com

Modelo de apredizaje combinado

Suscribite a nuestro Newsletter

Ahora podés recibir las novedades y nuestra revista de modo gratuito
en tu e-mail
¡SUSCRIBITE!

Newsletter y Revista