Novedades

Estrella del mar

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

El 16 de julio se conmemora la fiesta por la cual San Simón Stock, general de la Orden Carmelita, recibe un escapulario de manos de la Virgen. Con el tiempo, la Iglesia extendió el uso de este “sacramental” para los laicos, que se impone en muchas comunidades.

El Papa emérito, Benedicto XVI, escribió que: “El Carmelo, alto promontorio situado en la costa oriental del Mar Mediterráneo, a la altura de Galilea, tiene en sus faldas numerosas grutas naturales, predilectas de los eremitas. El más célebre de estos hombres de Dios fue el gran profeta Elías, quien en el siglo 9 antes de Cristo defendió valientemente de la contaminación de los cultos idolátricos, la pureza de la fe en el Dios único y verdadero. Inspirándose en la figura de Elías, surgió la orden contemplativa de los Carmelitas, familia religiosa que cuenta entre sus miembros con grandes santos, Santa Teresa de Ávila, Juan de la Cruz, Teresita del Niño Jesús y Teresa Benedicta de la Cruz. Los carmelitas han difundido en el pueblo cristiano la devoción a la Santísima Virgen del Monte Carmelo (…) en efecto, antes y de modo insuperable, creyó y experimentó que Jesús, Verbo Encarnado, es el culmen, la cumbre del encuentro del hombre con Dios. A la Reina de Monte Carmelo deseo confiar todas las comunidades de vida contemplativa esparcidas por el mundo. Que María ayude a cada cristiano a encontrar a Dios en el silencio de la oración.

Una promesa

Muchos Papas, santos y teólogos explicaron que, según una promesa de la Virgen, quien tenga un escapulario y lo use, recibirá de ella asistencia a la hora de la muerte, la gracia de la perseverancia y de la contrición (arrepentimiento).

El escapulario tiene tres significados: – el amor y la protección maternal de María – Nuestra consagración a Ella como hijos escogidos – el suave yugo de Cristo (quien lleva el escapulario se identifica como católico sin temor a las dificultades que eta condición le traiga).

Se trata de vivir lo que significa. Representa nuestra decisión de seguir a Jesús por María, adaptado a la propia vocación.

La imposición se hace preferentemente en comunidad. Y el primer escapulario debe ser bendecido e impuesto por el sacerdote, y en el caso de las escuelas, el párroco a cargo de su atención.

El Papa Pio XII hablaba frecuentemente del Escapulario y en 1951, aniversario de los 700 años de la aparición de la Virgen a San Simón Stock, exhortó desde Roma que se usara este “sacramental” como “signo de Consagración al Inmaculado Corazón de María”, tal como lo había pedido la Virgen de Fátima. El Escapulario también representa el dulce yugo de Jesús, que María nos ayuda a sobrellevar.

Los marineros, antes de las nuevas tecnologías, dependían de las estrellas para marcar su rumbo en el océano inmenso. De aquí la analogía con la Virgen María, que, como estrella del mar, nos guía por las aguas difíciles de la vida hacia el puerto seguro que es Cristo.

Fuente: www.corazones.org/ Orden Carmelita.

Suscribite a nuestro Newsletter

Ahora podés recibir las novedades y nuestra revista de modo gratuito
en tu e-mail
¡SUSCRIBITE!

Newsletter y Revista