Novedades

Ánimo y Cercanía

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Las clases a distancia, las reuniones, y grandes encuentros “en línea” mantienen a los educadores de todo el mundo en alerta. Es un escenario en el cual se comparten espacios de diálogo, para acompañarse, e intercambiar experiencias, en medio de la crisis sanitaria. La Congregación para la Educación Católica de la Santa Sede expresa su “cercanía y ánimo”; también comunica que este tiempo “puede ser una ocasión para que las instituciones confirmen el testimonio de la propia identidad y misión como comunidad de fe y caridad”.

El trabajo que los docentes están realizando durante la pandemia, motivó por estas jornadas una nota que lleva la firma de los cardenales Giuseppe Versaldi y Vicenzo Zani, prefecto y secretario de la Congregación de Educación Católica, respectivamente.  Su agradecimiento no sólo se extiende a directivos, rectores, decanos y maestros sino también a las familias “que se ven afectadas mientras desarrollan su propia labor”.  Ambos suman a este gesto una invitación:  que “la luz de la Pascua de resurrección abra una perspectiva de vida que mire con confianza y esperanza firme al futuro”.

Porque esta crisis que desató el Covid 19, expresan en el comunicado “puede llegar a ser una ocasión para que las instituciones académicas católicas en todo el mundo confirmen el testimonio de la propia identidad y misión como comunidad de fe y de caridad.” 

Algunas experiencias y entrevistas globales

A lo largo de las últimas semanas surgieron muchas propuestas que amplían la visión acerca de los actuales retos educativos.

La red global Scholas Ocurrentes invitó a unirse a un mundial Ciber encuentro, en el que participaron trescientos docentes de 21 países. Entonces debatieron sobre “¿cómo vivir la experiencia de planificar, realizar y evaluar nuestras lecciones de nuestros hogares en medio de la fragilidad y la desorientación? ¿Qué desafíos enfrentan los estudiantes y profesores? ¿Cómo podemos remar juntos como maestros e investigadores en medio de esta tormenta? ¿Cómo podemos contribuir desde las universidades?” 

El profesor Daniel Stigliano, de la secretaría pedagógica de Scholas, actúo como moderador. Señaló entonces que “el aislamiento global nos hace tomar conciencia de que estamos en una misma barca, por lo tanto, como dice el Papa Francisco, reflexionar sobre este tiempo es necesario”.

Los maestros consideraron que la reunión cibernética fue muy útil. Escucharon observaciones como la de Bárbara, una docente de Nápoles, que explicaba cómo se necesita la ayuda de los alumnos para estos entornos virtuales “saben mucho más y esto a la vez hace que se sientan más útiles”. Entonces apreciaba que la pandemia los haya “unido”.

Desde la ciudad de Cali, Colombia, el profesor Jairo Restrepo relataba que la crisis “nos ha permitido descubrir la creatividad”, sin embargo, decía: “tenemos que ver cómo podemos trabajar juntos en esta tormenta, maestros, gerentes estudiantes; y no dejar que el miedo destruya la posibilidad de aprender”.

También acercó su testimonio Marcela Andrea Galarza, como maestra de un Jardín de Infantes de Resistencia, Chaco. Explicaba “lo difícil que es permanecer quieto cuando los signos son los que van y vienen, y de repente ahora tenemos que ser detenidos para poder atender y acompañar a los padres. Es un poco extraño, (…) apenas comenzó el ciclo y nos estamos conociendo con los estudiantes y las familias desde el punto de vista virtual”.

El encuentro fue cerrado con la intervención de José María del Corral, director Mundial de Scholas Ocurrentes. Se dirigió a los maestros diciendo: “No es el virus el que rompió el sistema educativo. El sistema educativo ya estaba roto y nosotros continuamos entreteniéndonos.” Luego contó que en 2013 cuando tuvo lugar la primera reunión de la red global de escuelas con el Papa Francisco “llamamos a los señores de Google, Microsoft, IBM, Facebook y Globant, y no entendieron por qué estaban sentados allí. Antes habríamos llamado a los arquitectos para pensar sobre el aula, pero el aula de este tiempo, los necesitaba a ellos. De a poco en Scholas se comenzó a construir un aula sin paredes, sin pasaporte, un aula global”.

“Esto – agregó- hace tiempo que nuestros estudiantes lo piden a gritos”

Imagenes del encuentro de docentes organizado por Schollas

Un aporte pedagógico

La Red Global de Aprendizajes, otra iniciativa de colaboración internacional que reúne experiencias educativas de distintas partes del mundo entrevistó – desde Uruguay – a la maestra Verónica Perosi, licenciada en Ciencias de la Educación, Magíster en didáctica y docente de la Maestría de Tecnología Educativa de la UBA, que profundiza en las experiencias de las últimas semanas.

El primer desafío que enfrentamos los maestros fue “no perder el sentido común” dijo. Entonces explica que: “recuperar el sentido común tiene que ver con pensar la mediación y la relación en el marco de un entorno digital. También con hacer una propuesta y después una devolución; con ponerle voz y cara a lo que hacíamos, mostrarnos, escucharnos, aunque la relación está mediada, tenemos que estar cerca. Uno se relaciona con pensar lo que hacemos; no podemos tirar actividades de Matemática, Lengua, Inglés, Sociales o varias en el mismo día, sino pensar la semana, o tomar un período de tiempo”.

Humanizar el vínculo:

Para esta especialista, “una vez que pudimos recuperar el sentido común en aquello que hacemos, volvemos a pensar en el centro de la pedagogía, y en ser humanos en estos escenarios que son complejos y digitales. Aquí nos encontramos con el desafío de aprender otra vez a escuchar a las familias, a los equipos docentes y a los estudiantes”. Según la especialista, la escucha es necesaria no sólo para la contención que requiere estos momentos, sino “para aprender a ser flexibles, albergar diversidad de situaciones y necesidades, y que las propuestas pedagógicas contengan esa diversidad”.

La escucha es necesaria no sólo para la contención que requiere estos momentos, sino “para aprender a ser flexibles, albergar diversidad de situaciones y necesidades, y que las propuestas pedagógicas contengan esa diversidad

“Los desafíos de estas semanas también se relacionan con la humanización de un vínculo mediado con tecnologías. Volver a hacernos preguntas que tienen que ver con crear propuestas pedagógicas nuevas, tomar entornos tecnológicos que enriquezcan quién soy yo como docente y mis líneas de trabajo. Usar Instagram porque los chicos lo usan como una estrategia, y poder movernos en este escenario para demostrar quiénes son como docentes”, aseguró Perosi.

En este sentido, esta educadora propone “experimentar propuestas responsablemente”, y eso implica, entre otras cosas, aprender de los estudiantes y sus necesidades, tener una escucha comprensiva y proactiva y construir comunidad educativa “con nuevas propuestas”.

 Para Perosi esta educación de emergencia, no requiere “inventar algo extraño”, sino “organizar rutinas que capturen algo de la presencialidad, y pasarlo a la virtualidad, como la canción de bienvenida que hay en la sala de cuatro y cinco años a una canción en casa; lo que hacemos es capturar el valor de esa rutina para generar un vínculo”. “Nos encontramos con un desafío que es el mismo que antes, pero en otro marco”.

Nos encontramos con el desafío de mantener vínculos cercanos en medio de la distancia

A las familias: paciencia

Durante la charla, los docentes que participaron en el vivo dejaron en claro que su mayor preocupación es lo vincular. Entonces la especialista aseguró que la clave ayudar a los estudiantes y a las familias a generar una rutina. “Nos encontramos con un desafío que es el mismo que antes, pero en otro marco, organizar el ritmo de trabajo, y eso es algo que nos piden sobre todo las familias. Estas orientaciones, que son más psicopedagógicas, tienen que formar parte de lo que ofrecemos a las familias, no sólo preocuparnos por la tarea y la actividad; trabajar lo vincular es construir comunidad educativa en estos tiempos”, puntualizó. Una de las propuestas más contundentes, según la investigadora, es la organización de la semana entera para que las familias puedan a su vez acomodarse los tiempos de actividad, de conexión y acompañamiento. “Si nosotros podemos transmitir un plan de la semana, para las familias es más fácil acompañar, además hace más fácil que los estudiantes puedan trabajar en grupo, con propuestas combinadas que son más potentes”. Perosi detalló cinco consejos que le parecen útiles para los docentes (ver recuadro), y volvió a insistir en la importancia del sentido común: “No vamos a pedirles a los chicos que hagan un instrumento con arroz, no vamos a pedirles que usen papel higiénico, o brillantina, porque no pueden salir a comprarla. Las propuestas tienen que ser flexibles en esto y tener en cuenta las capacidades limitadas de conexión de los estudiantes”. 

Consejos para pasar la pandemia

  • “Somos docentes, los estudiantes nos tienen que reconocer; que no nos dé vergüenza hacer un video o un audio, ellos necesitan escucharnos y vernos; encarnarnos como docentes en el escenario virtual”.
  • “Tomar tópicos o proyectos que nos ayuden a entramar propuestas de distintas áreas. Interpelemos a los estudiantes tematizando las semanas, eso nos va a ayudar a hacer sinergia y a no sentirnos solas en el marco del desarrollo de las propuestas”.
  • “Pensar tareas en grupos y diversas, tener claro cuáles son las distintas posibilidades –porque nada es obligatorio en este contexto, nadie puede sentir que está en falta si se le cortó la luz en la casa–. Generemos una batería de instancias donde los estudiantes se puedan contactar. No se trata sólo de pararse a dar clase, hay una oportunidad de mirarlo distinto.”
  • “Si proponemos hacer algo, lo tenemos que reconstruir, tomar la producción estudiantil y hacer algo con eso”.
  • – “El aula y el más allá. Busquemos que lo que hagamos sea para otros, para los abuelos que necesitan ser cuidados, para mis compañeros de curso, para mis hermanos más chicos que no saben qué hacer o para los padres. Es la oportunidad de acompañar a esta nueva generación en un momento terriblemente difícil, esta es la oportunidad para educar”.

Fuente: espacio #EnlaceVivo de la Red Global de Aprendizajes. Verónica Perosi es Licenciada en Ciencias de la Educ. Especialista y Magister en Didáctica. Doctora en Tecnología Educativa de la UBA. Investigadora y docente de “Fundamentos de Tecnología Educativa” en la Facultad de Filosofía y Letras. Además, se desempeñó como tecnóloga en el Programa UBA 21 de educación a distancia.

Suscribite a nuestro Newsletter

Ahora podés recibir las novedades y nuestra revista de modo gratuito
en tu e-mail
¡SUSCRIBITE!

Newsletter y Revista