Novedades

Una oportunidad para nuestros itinerarios

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Hay educadores que acumulan un récord de masividad por sus clases magistrales a través de internet. ¿cómo lo logran? ¿qué los distinguen del resto? En las últimas jornadas del CONSUDEC, la responsable del sitio educativo de Google en Argentina, mencionó el caso del “profesor Julio” que enseña física y matemática. Es el más popular en Sudamérica y tiene dos millones de alumnos.

Julio Ríos es un docente colombiano que en 2009 daba clases de matemática en un colegio privado y a la noche en la universidad. Tuvo la idea de publicar videos cortos con ejercicios para aquellos estudiantes que no entendían, o que faltaban seguido; porque quería que ninguno quedara rezagado, y que el aprendizaje avanzara en bloque.

Enseguida se entusiasmó con la respuesta. Durante los primeros meses produjo videos de manera más intensiva. Y muy pronto, lo sorprendió que jóvenes de distintos países le dejaran mensajes, o lo felicitaran por su claridad. En 2012, la prensa se hizo eco de su trabajo y eso le permitió expandirse. Ya en 2013, pasó a dedicarse exclusivamente a su canal de youtube, y pronto le surgieron propuestas para capacitar a otros educadores.

Mientras enseñamos, aprendemos

El profesor Julio suele decir que entre tantos videos que existen en you tube, el trató de ser “muy cuidadoso para dar explicaciones detalladas, e ir paso a paso”. Señala que estuvo mirando otras clases en formato digital con profesores que se ven más despreocupados, o que no se ocupan de que se les entienda la letra o que los números sean prolijos. 

A él le alcanza con un puñado de recursos para lograr videos masivos: un trípode para sostener el Iphone con el cual se filma, luces de apoyo, un pizarrón, marcadores de colores, reglas y escuadras. Una vez terminada la grabación, él mismo edita sus videos. Debió aprender por sus propios medios porque antes, cada vez que se equivocaba, volvía a arrancar de cero.

“Se trata de un trabajo completamente autónomo. Sin ayuda de nadie. Me lleva mucho tiempo, pero lo hago con mucho gusto porque es lo que me gusta”, dice en sus entrevistas.

La enseñanza virtual es una tendencia cada vez más común dentro de la educación. Cómo usarla en estos tiempos, y aprovechar sus ventajas.

Una definición

Este tipo de enseñanza es llamada también E learning y se vale de la tecnología, Internet y todas las herramientas del mundo online para hacer la transmisión de información necesaria con la finalidad de que el alumno aprenda el contenido del tema que está estudiando.

La enseñanza virtual necesita un plan de clase

La planificación es un requisito esencial de cualquier actividad. Para ello es necesario tener objetivos y métodos porque siempre pasan cosas que se escapan de nuestras manos. En la enseñanza virtual este último punto merece una atención especial, porque como el espacio es virtual, no podemos colocarnos el objetivo de enseñar cómo se dice foca en inglés haciendo mímica del animal.

La planificación es un requisito esencial de cualquier actividad. (...) En la enseñanza virtual este último punto merece una atención especial

Muchas veces la dimensión de la pantalla no nos deja ver el panorama completo o el micrófono y la velocidad de Internet pueden distorsionar un poco los sonidos.

Pero sí se puede, con una buena planificación, colocar una imagen para asociar el concepto.

Duración

Cuando se trata de esta forma de enseñar, lo mejor es planificarse para ofrecer una clase de corta duración. Eso no quiere decir que no se puede profundizar, lo que quiere decir es que la división de los contenidos tiene que ser más dinámica.

La mayoría del contenido online es consumido a través de dispositivos móbiles, existen muchos estudios sobre este tema.

Eso quiere decir que las personas se conectan y consumen contenidos virtuales en su dispositivo móvil, incluyendo las clases y la lectura de los materiales.

Interacción

Hay muchas y diferentes reflexiones sobre las ventajas y desventajas de la enseñanza virtual. Muchas veces se acentúan las desventajas. Pero, la interacción que tenemos usualmente en las escuelas, incluso el encuentro directo y físico con las personas no siempre asegura el éxito de la educación dentro del aula.

Lo importante es que, al no contar con ningún tipo de aproximación, la interacción se puede pensar, en otros términos:

  1. Interacción sincrónica, que es cuando participas al mismo tiempo y recibes respuestas simultáneamente, como en un chat o videoconferencia.
  2. Interacción asincrónica, cuando la interacción no es paralela y puede demorar un tiempo entre respuesta y respuesta. Un buen ejemplo es cuando el profesor deja alguna pregunta a ser respondida a lo largo de la semana.

De todas formas, para que tenga lugar la interacción es necesario que se propongan actividades de aprendizaje colaborativo, con actividades relevantes y creativas, además de un acompañamiento continuo.

Por ejemplo, si la idea es discutir métodos cualitativos de investigación, puedes encontrar un material que los alumnos puedan leer y proponer una discusión en alguna red social, en el espacio o aula virtual, o incluso en forma de vídeo donde cada alumno pueda comentar y colocar sus reacciones frente a las ideas que sus compañeros comentan. ¡La interacción no se acabó con la enseñanza virtual, se redefinió!

El seguimiento

La enseñanza virtual, así como los otros modelos educativos supone un acompañamiento de algún tutor o compañero con quien se pueda contrastar lo aprendido, las ideas y reflexiones. El conocimiento compartido ayuda a desarrollar el aprendizaje y a profundizarlo. Hasta las personas que son autodidactas en alguna materia necesitan contrastar y compartir lo que saben para profundizar el conocimiento.

El ambiente de aprendizaje supone un seguimiento a través de mensajes en las plataformas virtuales, emails y mensajes en redes sociales, por ejemplo.

Por eso es tan importante saber expresarse de forma escrita, saber pedir y dar feedback, saber tener empatía y escucha, y hacer este proceso constantemente. A nadie le gusta esperar días y días por una respuesta.

Resulta de vital importancia el seguimiento del aprendizaje a través de mails y plataformas virtuales

Evaluación

Otro dolor de los que ven apenas desventajas en la enseñanza virtual. ¿Cómo saber si un alumno aprendió o no un contenido si no hay alguna autoridad presente que testifique que la propia persona sabe lo que sabe?

Por muchas razones esa pregunta supone caminos oscuros en la educación. Claro que es importante entender si una persona aprendió o no algún contenido. Pero ¿para qué? Volvemos al punto de los objetivos.

Es importante de parte del alumno, que entienda si asimiló bien los contenidos online y esto lo puede hacer a través de diferentes formas también online, (los juegos ayudan mucho). Desde pruebas con preguntas y respuestas de selección, hasta preguntas con respuesta de desarrollo donde el alumno tendrá que explicar alguna idea y créanme, hay muchas formas de explicar cómo dividir un número entre otro, sacar un porcentaje o, incluso, hacer una torta de chocolate; las formas de evaluación en la enseñanza virtual son muy variadas.

Metodologías

Cuando hablamos de metodologías nos referimos al “cómo” de la enseñanza y a pensar en la forma como aprende una persona.

En el caso de la enseñanza virtual, el aprendizaje y la enseñanza también tienen sus particularidades. La idea es que utilices estas características a tu favor, tanto como profesor, como si eres estudiante, dentro de este modelo. Y visto como una oportunidad o un riesgo, es importante conocerlo y discutir lo que supone para la educación. Creo que aún estamos en pañales, apenas dando los primeros pasos.

Todos pueden aprovechar la enseñanza online desde la innovación. La innovación es, según el diccionario, “mudar o alterar algo, introduciendo novedades” y en el caso de la enseñanza virtual la novedad vino por el lado de la tecnología. Continuamos enseñando, pero ahora podemos prescindir de la tiza y usar en vez de eso el puntero del mouse, por ejemplo. En vez de utilizar guías y fotocopias impresas, utilizamos materiales en formatos doc o pdf.

El uso de la tecnología en la educación virtual permitió que muchos estudiantes pudiesen, por ejemplo, tener acceso a contenidos sin tener que pagar grandes cantidades por un libro impreso o viajar hasta el lugar donde el material está físicamente disponible. Ellos pueden ver las clases una y otra vez y aclarar las dudas volviendo sobre los puntos que no quedaron claros. Incluso pueden hacer preguntas a sus compañeros o ver las que ya fueron hechas anteriormente y aprender con ellas.

En resumen: la enseñanza virtual permite que personas de varias partes del mundo aprendan juntas, ya que elimina barreras geográficas. Además, estudiar por internet puede dar más flexibilidad a los chicos para realizar actividades a su propio ritmo, donde y cuando quiera. Y como profesor se puede transmitir la misma video clase a miles de alumnos.

La enseñanza digital elimina las barreras geográficas.

Hablando sobre el profesor, el contacto con esta figura no se anula en la enseñanza virtual, ella se redefine a través de los espacios que la plataforma, los profesores y alumnos, definan como contacto. La ventaja es de las personas. Incluso del modo en que pueden compartir sus reflexiones. A través del mail, para contactos más bidireccionales, o del fórum para reflexiones más grupales.

Las posibilidades son muchas, dependerán del alumno y del educador: qué tipo de contacto quieren definir y de qué forma les ayudará.

 

Fuente: https://www.youtube.com/user/julioprofe

Suscribite a nuestro Newsletter

Ahora podés recibir las novedades y nuestra revista de modo gratuito
en tu e-mail
¡SUSCRIBITE!

Newsletter y Revista